Última hora

Última hora

Primeros pasos de Curiosity sobre la superficie marciana

Leyendo ahora:

Primeros pasos de Curiosity sobre la superficie marciana

Tamaño de texto Aa Aa

El robot Curiosity comienza a desentumecerse tras el largo viaje desde la Tierra. Después de haber desplegado su sofisticado brazo robótico para comprobar que todo funcionaba bien le ha llegado el turno a las ruedas. El rover de exploración enviado por la NASA se ha estrenado con un paseo de cuatro metros, un giro de 120º para después dar marcha atrás. En total, 16 minutos de maniobra.

A primera vista no es gran cosa pero para los científicos del Jet Propulsion Laboratory, diseñador del robot que ha costado 2.500 millones de dólares, comprobar que el sistema de tracción funciona ha sido un alivio.

No podía ser más importante. Hemos construido un robot de exploración y si no se desplaza no hemos conseguido nada” comentaba Pete Theisinger, responsable del proyecto.

Durante el trayecto Curiosity ha tomado nuevas fotografías en las que se pueden ver sus huellas así como los círculos dejados por la ‘grúa aérea’ que lo posó en la árida superficie del planeta rojo.

Los huecos en negro son las partes de la imagen que todavía no han sido transimitidas a la NASA

Los científicos del JPL y de la agencia espacial estadounidense han dedicado las dos semanas largas que han pasado desde el aterrizaje en Marte a comprobar el funcionamiento de los sistemas del aparato. Las pruebas no han terminado. La semana que viene el robot ejecutará una nueva maniobra más larga y en distintos tipos de terreno.
“El suelo es firme, apropiado para los desplazamientos” opina Matt Heverly uno de los programadores del robot “Deberíamos poder efectuar la navegación sin problemas” añade.

Si todo sale según lo previsto, Curiosity explorará la superficie marciana durante dos años. Los principales objetivos son detectar huellas de vida pasada y preparar el terreno para una futura y de momento hipotética misión tripulada al cuarto planeta del Sistema Solar, situado a 567 millones de kilómetros de su vecino, el planeta Tierra.