Última hora

Última hora

Un inversor chino enciende la ira de los viticultores de Borgoña

Leyendo ahora:

Un inversor chino enciende la ira de los viticultores de Borgoña

Tamaño de texto Aa Aa

Un castillo y las viñas que lo rodean han encendido la ira de algunos viticultores de Borgoña.

El motivo, los 8 millones de euros que ha pagado un empresario chino, propietario de casinos en Macao, por él y por las dos hectáreas de viñedos.

Un precio que los viticultores locales, que tenían prioridad en la compra, consideran excesivo. Ellos habían ofrecido hasta 5 millones de euros.

“Este patrimonio se nos escapa a precios increíblemente elevados. A corto y a medio plazo el precio en el conjunto de los dominios será tan alto que será imposible que los viticultores conserven sus viñedos”, denunciaba el presidente del sindicato de viticultores, Jean-Michel Guillon.

La legislación francesa da prioridad a los agricultores locales para la compra de este tipo de bienes. Pero al tener la propiedad, varios dueños y no uno solo, los viticultores pierden ese privilegio y deben adaptarse a la ley de la oferta y la demanda.

“Yo estuve con uno de los herederos del castillo y me dijo que lo venderían a la persona que pagara el precio más alto. Lo veo justo”, decía una vecina del castillo.

El Château de Gevrey-Chambertin produce al año entre 10.000 y 12.000 botellas de uno de los mejores vinos de la zona.

El nuevo propietario de las cepas asegura que un viticultor local se ocupara de sacar el mejor caldo.