Última hora

Última hora

El asesino de Utoya, condenado a la pena máxima

Leyendo ahora:

El asesino de Utoya, condenado a la pena máxima

Tamaño de texto Aa Aa

El tribunal de Oslo ha condenado a Anders Behring Breivik a la pena máxima. 21 años de cárcel que se pueden prorrogar cada 5 años indefinidamente si la Justicia considera que sigue siendo peligroso.

El tribunal estima que el ultraderechista de 33 años estaba en posesión de todas las facultades mentales cuando mató a 77 personas el verano pasado.

“Según la sección 39c del código penal, Anders Behring Breivik es condenado a 21 años de prisión y a un mínimo de 10, descontando los 445 días que ya ha pasado en la cárcel”, decía la presidenta de la corte, Wenche Elizabeth Arntzen.

Breivik ha llegado al tribunal sonriendo y ha escuchado su condena sin cambiar la expresión de la cara.

En un tono desafiante, el llamado asesino de Utoya, ha declarado que no apelará la sentencia ya que no le otorga ninguna legitimidad ni al juicio ni al tribunal.

Desde su punto de vista, la masacre que perpetró formaba parte de una guerra contra la islamización de la sociedad europea.

Para él, este proceso judicial es político y los miembros de la corte que lo han juzgado simples marionetas de un poder multicultural que intenta pervertir el viejo continente.

El tribunal ha tumbado uno a uno los puntos que diagnosticaban a Breivik como un enfermo mental y le ha condenado por actos terroristas.

Como ha sido habitual durante los dos meses que ha durado el juicio, Breivik ha hecho su tradicional saludo de extrema derecha.

El asesino de Utoya cumplirá la pena en un centro de máxima seguridad situado en Ila, al oeste de la capital noruega.

Una cárcel en la que estará aislado y en la que dispondrá de dos celdas y un pequeño gimnasio.