Última hora

Última hora

Michelle Martin, ex mujer y cómplice del pedófilo Marc Dutroux, en libertad

Leyendo ahora:

Michelle Martin, ex mujer y cómplice del pedófilo Marc Dutroux, en libertad

Tamaño de texto Aa Aa

Un tribunal belga acaba de concederle la libertad condicional tras haber cumplido sólo 16 de los 30 años de prisión a los que fue condenada.
 
Su ex pareja Marc Dutroux secuestró, torturó y violó a seis adolescentes, y mató a dos de ellas. Entre 1995 y 1996, Michelle conocía sus crímenes, pero dejó morir de hambre a otras dos de las víctimas. 
 
El abogado y el padre de Julie, una de las víctimas, indignados:
 
“Después de 16 años, las víctimas no saben el papel que ella ha jugado en este caso atroz. Mintió varias veces y no nos ha dado todavía claves para que podamos conocer su rol en los crímenes” dice el abogado Georges-Henri Beauthier.
 
“Esta mujer es un peligro para la sociedad, y ha sobrepasado todas las dificultades. En el pasado utilizó la justicia belga, y ahora las leyes en este país le permiten conseguir la libertad condicional” afirma Jean-Denis Lejeune, el padre de Julie.
 
Michelle vivirá a partir de ahora en un convento de hermanas clarisas situado en la localidad de Malonne, a sesenta kilómetros de Bruselas. Trabajará cuatro horas al día. Su abogado Thierry Moreau, defiende su reinserción:
 
“Muchas personas conocieron a la señora Martin mientras estaba en la cárcel. Esas personas han dicho que apoyarían un proyecto de reinserción, que están preparadas para apoyar a alguien que hace ese esfuerzo para redimirse”.
 
El pasado 19 de agosto, unas 5000 personas se manifestaron en contra de esta liberación y a favor de una reforma de la ley que permitiría que Michelle fuese libre. El abogado de Jean-Denis Lejeune, el padre de una de las fallecidas, ha amenazado con acudir al Tribunal Europeo de los Derechos Humanos si la ley belga no deja posibilidad de recurrir esta liberación.
 
“Para las familias de las jovenes fallecidas y las víctimas supervivientes, esta libertad condicional es una vez más la prueba de las debilidades de la justicia belga. Bajo presión, el ministerio de Justicia ha propuesto que ningún condenado pueda obtener la libertad antes de cumplir al menos dos tercios de su pena” dice Audrey Tilve, periodista de Euronews en Bruselas.