Última hora

Última hora

Asia-Pacífico, nueva prioridad para EE.UU

Leyendo ahora:

Asia-Pacífico, nueva prioridad para EE.UU

Tamaño de texto Aa Aa

Lo ilustra la gira de once días de la Secretaria de Estado, Hillary Clinton, en plena campaña electoral en Estados Unidos.

Tras años de compromiso en Irak y Afganistán, Washington vuelve al Pacífico, donde China está convirtiéndose en la potencia regional.

Hillary Clinton. Secretaria de Estado estadounidense:
“Estados Unidos no se posiciona respecto a las reclamaciones territoriales, pero creemos que las naciones de la región deberían colaborar entre sí para resolver las disputas sin coacción, sin intimidación, sin amenazas y, desde luego, sin usar la fuerza”

Una advertencia diplomática dirigida a Pekín, que no esconde sus ambiciones territoriales en el mar de China. Esta es la respuesta oficial:

Hong Lei. Portavoz del ministro de Exteriores chino:
“Hemos constatado que Estados Unidos ha dicho muchas veces que no se posicionará sobre el mar de China Meridional. Esperamos que puedan mantener sus promesas y hagan más para promover la paz y la estabilidad regional, y no lo contrario”

China pretende asentar su soberanía en varios archipiélagos del mar de China Meridional, entre ellos el que forman las islas Paracels, que Pekín controla desde el final de la Segunda Guerra Mundial pero que también reclama Vietnam.

Pekín reivindica también los archipiélagos de las Spratlys y de las Scarborough, en disputa abierta con los otros países ribereños de este mar de China Meridional.

El control de esos archipiélagos es un reto geoestratégico y económico, porque contienen importantes reservas de gas y de petróleo al igual que pesquerías.

En agosto, la tensión aumentó entre Pekín y Tokio por una cadena de islas deshabitadas en el mar de China Oriental conocidas como las Senkaku por los Japoneses y las Diaoyu por China.

Pero este no es el único motivo de desencuentro entre Washington y Pekín. El comercio es también motivo frecuente de fricciones entre las dos principales economías mundiales.

El balance comercial es desde hace años desfavorable para Estados Unidos. En el primer semestre de 2012, el déficit comercial era ya de 145 millones de dólares, casi la mitad que el de 2011.

Los dos gigantes se acusan mútuamente de trampear sus intercambios, China mediante la subvención de ciertas exportaciones, y Estados Unidos imponiendo barreras comerciales. Varios litigios están ya en manos de la OMC.