Última hora

Última hora

Rayas, fluidez y color en la pasarela neoyorquina

Leyendo ahora:

Rayas, fluidez y color en la pasarela neoyorquina

Tamaño de texto Aa Aa

Marc Jacobs nos transporta a los años 60 con una atrevida colección en la Semana de la Moda de Nueva York.

Las rayas fueron las absolutas protagonistas, con un predominio del blanco y el negro y algunas notas de beige, cereza oscuro y marrón.

El diseñador neoyorquino presentó sus propuestas para la primavera-verano 2013 con una rapidez inusual, asegurando que su sueño es “un show que dure un minuto”.

Marc Jacobs propone acortar y entallar las chaquetas, faldas lápiz o pantalones y faldas bajo las caderas, para mostrar los vientres desnudos… una tendencia de la temporada.

Otra tendencia, camisas transparentes sobre sujetadores a juego.

“Una colección muy brutal, muy sexy y muy directa”, según el propio Jacobs.

Carolina Herrera eligió la Gran Manzana para presentar su nueva colección primavera-verano 2013, muy femenina y romántica. Con diseños muy fluidos, tal y como ella misma destaca.

“Se trata de ligereza y fluidez. Es una colección muy luminosa que tiene mucho movimiento”, dijo.

Pantalones de talle alto, faldas largas y vestidos de gasa con corte asimétrico. Cinturones finos y chaquetas largas con mini-faldas, son algunas de las señas de identidad de la nueva colección de la diseñadora venezolana, en la que destacan los colores suaves y claros.

Desde Finlandia, Marimekko llenó de alegres colores y estampados atrevidos la pasarela en su debut en Nueva York.

“Nos centramos en la naturaleza y nos fascinaron las capas de colores de los paisajes, la abstracción del paisaje y cómo podemos ver una especie de rayas en la naturaleza, y que hemos traducido en negrita y rayado patrones para nuestros vestidos”, declaró Noora Niinikoski, jefa de Diseño de Moda de Marimekko.

El resultado: cortes minimalistas, estilo Pop Art, rayas y lunares para un estilo fresco.

El desfile de Marimekko contó con una supermodelo de lujo, la neoyorquina Carmen Dell’Orefice, que a sus 81 años demostró que la belleza no tiene fecha de caducidad.