Última hora

Última hora

Clases sensoriales para niños autistas

Leyendo ahora:

Clases sensoriales para niños autistas

Tamaño de texto Aa Aa

Para los niños autistas seguir una clase normal es complicado, debido a sus problemas de comunicación e interacción.

Entre las numerosas terapias para ayudarles existe una nacida en Holanda, en los años 70, llamada Snoezelen, que consiste en crear un entorno interactivo para estimular los sentidos.

Hoy por hoy, gracias a los avances tecnológicos, esta terapia puede tener un impacto realmente importante en los niños autistas.

Como en una escuela de Ontario, en Canadá, donde algunas clases han sido diseñadas para estimular varios sentidos, gracias a la utilización de efectos luminosos, colores, sonidos, música, fragancias…

“Empecé a tener problemas, así que uno de los profesores siempre me trae a esta habitación para que me calme”, explicaba Joshua Gould, alumno.

Los profesores dicen que funciona y los niños con autismo son estimulados de la manera adecuada.

“Tenemos niños que no pueden funcionar en una clase normal. Sería demasiado difícil para ellos. Hemos tenido chicos que no te miran, y de pronto, en este espacio tranquilo, te miran, y no paran de cantar canciones”, cuenta Emily Hastings-Speck, profesora.

Pero diseñar una clase para aplicar la terapia Snoezelen no es barato. Puede costar hasta 10.000 euros. Es la razón por la que muy pocas escuelas públicas pueden permitírselo.