Última hora

Última hora

El pulso entre los ricos y Hollande en Francia

Leyendo ahora:

El pulso entre los ricos y Hollande en Francia

Tamaño de texto Aa Aa

Los ricos abandonan Francia ante la ofensiva socialista de hacerles pagar más impuestos. El detonante ha sido Bernard Arnault, propietario del grupo de lujo LVMH y primera fortuna europea, que ha pedido la nacionalidad belga aunque asegure que seguirá siendo residente fiscal francés. Es una forma de hacerle un pulso al presidente, François Hollande, que en 2013 y 2014 hará pagar el 75 por ciento a los que cobren más de un millón de euros.

La fortuna de Arnault está valorada en 21.000 millones de euros, según el semanario ‘Challenges’. Parte de la la familia del segundo hombre más rico del país, Gérard Mulliez, patrón de Alcampo y Decathlon, está exiliada en Bélgica. Bertrand Puech, tercera fortuna y uno de los herederos de Hermès, tiene nacionalidad suiza. La propietaria de L’Oréal Liliane Bettencourt, cuarta fortuna, sigue vivendo en Francia.

“Desde las elecciones y los anuncios, sobre todo a cerca del 75 por ciento, efectivamente hemos recibido más preguntas y no necesariamente de gente con patrimonios importantes o ingresos considerables”, revela a Euronews la abogada fiscalista Marylène Bonny-Grandil. “Se trata de un estado de espiritu, un entorno, por el que quieren marcharse. No por razones directamente fiscales”.

En todo caso, el gobierno francés estudia ahora revisar sus acuerdos de intercambios fiscales con Bélgica y ya lo está haciendo con Suiza. De hecho, una de las hipótesis que se barajan es que Arnault aproveche su nacionalidad belga para, luego, pagar sus impuestos en Mónaco.

Giovanni Magi (Euronews): “Algunos ricos franceses deciden abandonar el país, pero también se produce el fenómeno inverso. Este edificio detrás mío, en los Campos Elíseos, ha sido vendido recientemente por 500 millones de euros al fondo soberano qatarí. Esto quiere decir que, con o sin impuestos, Francia continúa a ser atractivo para el capital extranjero”.