Última hora

Última hora

Benedicto XVI: visita al Líbano marcada por la tensión

Leyendo ahora:

Benedicto XVI: visita al Líbano marcada por la tensión

Tamaño de texto Aa Aa

Benedicto XVI aterriza este viernes en el Líbano para una visita de tres días bajo alta vigilancia.

El país que sufre, entre otras, las tensiones de la guerra en Siria, está en estado de alerta máxima con todas las fuerzas de seguridad movilizadas para garantizar la seguridad del papa.

Tras su llegada, el pontífice acudirá a la Basílica de San Pablo de Harissa para firmar la Exhortación Postsinodal destinada a todas las Iglesias de Oriente vinculadas a Roma.

En el Líbano hay 13 comunidades cristianas. Probablemente, el papa hará un llamamiento a la unidad en unos momentos en los que cada vez más cristianos se van de la región.

Marwan Tabet. Coordinador apostólico de la visita papal:
“Estoy seguro de que está preocupado por los cristianos y la cristiandad en Siria, al igual que por los cristianos de toda la región. Por eso, una parte importante de su mensaje se dirigirá a los musulmanes y a todos los regímenes. ¿Puede imaginarse un Oriente Medio sin cristianos? ¿qué le parecería una cosa así?

El Líbano es el único Estado de la región que ha inscrito el multiconfesionalismo en su Constitución, ya que el país es un mosaico en el que coexisten oficialmente 18 comunidades.

Los cristianos representan el 34,9% de la población, y los musulmanes, el 64,64%, se reparten a partes iguales entre suníes y chiíes.

La mayoría de los líderes religiosos dan la bienvenida al papa, con quien se reunirán el 15 de septiembre.

Ali Fadlallah. Clérigo chií:
“Creemos que esta visita enfatiza la importancia de la coexistencia de cristianos y musulmanes, porque favorece esa coexistencia, y en estos momentos lo necesitamos mucho debido a los temores de que se desate un conflicto regional”

Todos menos los salafistas, una corriente ultraortodoxa del Islam procedente de la península Arábiga.

Omar Bakri Fostock. Clérigo salafí:
“Por lo que a mí respecta, el papa no es bienvenido en este país. Me represento a mí mismo y al punto de vista islámico en el que creo, porque insultó mi religión, insultó a mi adorado mensajero Mahoma, que la paz de Dios sea con él, en su discurso público cuando dijo que el Islam era el diablo, que no era deseable para la humanidad y que Mahoma lo propagó por la fuerza”

Desde la visita de Juan Pablo II al Líbano, en 1997, las cosas han cambiado mucho en Oriente Próximo. Esta vez no se esperan grandes multitudes para recibir a su sucesor.