Última hora

Última hora

La Samsommanía arrasa en Holanda

Leyendo ahora:

La Samsommanía arrasa en Holanda

Tamaño de texto Aa Aa

41 años, vegetariano, ateo, ecologista y europeista convencido: un perfil atípico para un fenómeno político propulsado a la jefatura del Gobierno holandés.

Desde que Diederik Samsom ocupó por primera vez el puesto de diputado en 2003, ha protagonizado un ascenso fulgurante en el seno del Partido del Trabajo que lidera desde el pasado marzo con un 54% de los apoyos.

Hace 15 días creó la sorpresa al dejar atrás en los sondeos al otro candidato de la izquierda, el socialista Emile Roemer, hasta entonces virtual favorito para hacerse con la jefatura del gobierno holandés.

Especialmente convincente en los debates televisados, Samson ha sabido poner el tono más realista y pro-europeo a la campaña. Su mensaje ha
seducido a los votantes indecisos de izquierda.

Hijo de médico, Diederik Samsom es desde hace mucho un hombre comprometido con diversas causas.

Casado y con dos hijos, no ha dudado en ilustrar en uno de sus vídeos electorales su defensa de una sanidad de calidad poniendo como ejemplo a su hija mayor, que nació con una anomalía cerebral.

La tragedia de Chernóbil que le lleva a estudiar fisica nuclear, está también detrás de su ecologismo. Exactivista de Greenpeace, Samsom ha sabido transformar esa energía en dinamismo, como orador y comunicador.

En 2003 se lanza a la política para, en sus propias palabras marcar la diferencia con sus ideales.

Durante la campaña ha prometido que invertirá en la creación de empleo y la protección del estado del bienestar, aunque tarde más tiempo en reducir el déficit al 3% que exige Bruselas, alineándose con la política de responsabilidad social que prefiere el presidente francés François Hollande frente a la austeridad defendida por Alemania.

Diederik Samsom. Primer ministro electo holandés:
“La política de austeridad de los dos últimos años no ha funcionado. Europa necesita crecimiento y un euro más fuerte”

Un discurso que responde a las principales preocupaciones del electorado holandés: las pensiones, el copago sanitario, y las hipotecas.