Última hora

Última hora

El éxodo de los cristianos en Oriente Medio

Leyendo ahora:

El éxodo de los cristianos en Oriente Medio

Tamaño de texto Aa Aa

Con su visita al Líbano, el papa Benedicto XVI, envía un mensaje de esperanza a los cristianos de Oriente Medio, amenazados por el éxodo. El país del cedro es una excepción en esta región cuna del cristianismo, pero desde hace siglos de mayoría musulmana.

Aquí la libertad de culto es absoluta y está protegida por el Estado, según el artículo 7 de la Constitución libanesa.

Religiosos de todas las iglesias cristianas de Oriente Medio han llegado al aeropuerto Rafik Hariri de Beirút.

Elias Chakkour. Obispo palestino:
“Nos encanta venir al Líbano porque es un país hospitalario y para dar la bienvenida a su santidad el papa. Estamos aquí con un grupo de sacerdotes de Haifa y de la Tierra Sagrada”

Soheil Khoury. Sacerdote jordano:
“Hemos venido para estar con su santidad el papa, porque su visita al Líbano, a esta región, es muy importante. Es un acontecimiento histórico para todo Oriente Medio. Esperemos que de nuevos bríos a toda la región”

En el Líbano hay 13 comunidades cristianas, entre ellas, seis iglesias de Oriente que dependen de Roma. La más importante es la maronita, a la que pertenece por ley el jefe del Estado libanés.

Los maronitas eran la principal comunidad del país antes de la guerra civil. Hoy, son menos de un millón, y su influencia ha disminuido. Como en todo Oriente medio, los cristianos se van huyendo de la violencia.

Actualmente quedan entre 13 y 15 millones de cristianos en la región.
En el Líbano son 1,6 millones, el 35% de la población. En 1932 eran el 51%.
En Siria son un millón cien mil, es decir, el 15% de la población; en Egipto unos 8 millones, es decir, el 10% de la población. En Irak eran un millón y medio, es decir, cerca del 5% de la población antes de 2003.

Desde la intervención estadounidense en Irak, cerca de 550 mil caldeanos se han ido del país, un éxodo silencioso hacia Europa, Turquía y Estados Unidos para huir de la violencia islamista y de la pobreza.

Un escenario que se estaría reproduciendo en Siria, donde los cristianos son acosados por los rebeldes que les acusan de apoyar al régimen. Desde marzo de 2011, el 90% de los cristianos de Homs habrían sido expulsados.