Última hora

Última hora

Apple y Samsung: te odio pero te necesito

Leyendo ahora:

Apple y Samsung: te odio pero te necesito

Tamaño de texto Aa Aa

Cerca de cincuenta procesos judiciales les enfrentan en decenas de jurisdicciones en todo el mundo.

Cuando Apple y Samsung deciden llegar a las manos, el conflicto que originan es proporcional a la dimensión de ambas compañías: una auténtica lucha de gigantes.

“Es excepcional. Yo ha había tenido litigios internacionales, pero jamás de esta amplitud”, comenta Cyrille Amar, abogado especializado en patentes.

Los dos grupos se acusan mutuamente de violación de patentes. Desde sistema de explotación hasta la forma rectangular de ángulos redondeados, el campo abierto al plagio es enorme.

El pasado agosto, un tribunal estadounidense ponía a Samsung una multa de mil millones de dólares, principalmente por cuestiones de diseño…

“Creo que Apple tiene una auténtica voluntad de proteger lo que le distingue de sus competidores”, dice Amar…“Había una manifiesta voluntad por parte de Samsung de arrebatarle la competencia siguiendo sus pasos y ofreciendo productos que se parecen muchísimo a los Iphones”.

“¿Podemos decir que se trata de copias?”, se pregunta este bloguero suizo. “Es verdad que algunos modelos de Samsung han podido llegar un poco lejos. Y luego están los demás smartphones, la forma de todos es casi la misma, es normal que tengan miedo”.

Para comprender esta guerra encarnizada, basta con ojear las cifras. Samsung es número uno en ventas de teléfonos inteligentes, justo por delante de Apple…
Respecto a las tabletas sucede exactamente lo contrario.
Crece así la tentación de trasladar esta competición del terreno comercial al jurídico.

“Para ellos es un instrumento al servicio de su estrategia comercial y financiera”, explica Cyrille Amar. “Buscan obtener por todos los medios judiciales un acuerdo que no han conseguido hasta ahora…”

El objetivo es debilitar al adversario. Pero no demasiado. Porque son competidores, pero también socios. El gigante californiano compra al grupo coreano componentes por valor de muchos miles de millones de dólares. Una interesante paradoja: ¡el primer cliente de Samsung es precisamente Apple!

“Ni a Apple ni a Samsung les interesa que la otra desaparezca, porque, efectivamente, Apple es el mejor cliente de Samsung, y Samsung gana mucho dinero con Apple”, analiza Xavier Studer, bloguero frandés. “La cuestión es saber hasta qué punto quieren obtener beneficios del otro, cuál es el límite, pero, fundamentalmente, se trata de que las dos compañías se necesitan entre sí”.

Esta guerra de patentes no tendrá ni grandes vencedores ni grandes vencidos. Salvo, quizás, el consumidor.

“El precio de las licencias de estos productos es cada vez más desorbitado”, dice Amar. “En 2010 Apple pedía a Samsung treinta dólares por cada teléfono Android que comercializara”.

El final de esta saga judicial se desarrollará lejos de los tribunales y cerca de los compradores y de sus bolsillos.

Mientras, las dos megaempresas continúan lanzando nuevos productos al mercado. Samsung ha presentado recientemente en Berlín el Galaxy Note II, un smartphone de gran tamaño. El procesador es más rápido, y el software ha sido adaptado para el lápiz electrónico de gran precisión, llamado S Pen. La pantalla HD de catorce centímetros y 16 novenos es más estrecha, pero más larga que en la versión anterior.

La prensa ha hablado mucho del lanzamiento del I phone 5 de Apple, de su pantalla de 16 novenos y cuatro pulgadas, su nuevo puerto más pequeño, de su diseño más fino y ligero. Quizás, el lanzamiento más importante para Apple desde la aparición del primer Iphone allá por 2007.

Por cierto, Samsung estudia demandar a la empresa de Cupertino por varias patentes de este modelo.
Lo dicho. A esta guerra le quedan aún muchas batallas por librar.