Cerrar
Conexión
Por favor, introduzca sus datos de acceso

o Regístrese para obtener una cuenta

¿Olvidó su contraseña?

Skip to main content

Los OGM en el punto de mira tras un polémico estudio francés

Esta imagen da la vuelta al mundo desde ayer. Es una rata de laboratorio alimentada con organismos genéticamente modificados del gigante estadounidense Monsanto.

Durante dos años, investigadores franceses han alimentado a 200 ratas de tres maneras distintas: un grupo únicamente con un tipo de maíz modificado genéticamente, el segundo con ese mismo maíz tratado con Roundup (el herbicida más utilizado del mundo) y el tercero con maíz no modificado genéticamente pero tratado con el mismo herbicida.
Las ratas que consumen los dos productos juntos mueren antes y sufren cáncer con más frecuencia que las demás.

Joel Spiroux. Presidente del CRIIGEN Comité de Investigación e Información sobre genética:

“Las pruebas reglamentarias se hacen durante un periodo de tres meses, pero las patologías más graves, especialmente la muerte de las ratas por tumores, tiene lugar al cuarto mes. Eso quiere decir que las pruebas reglamentarias de tres meses no son eficaces para determinar el impacto sobre la salud de un tratamiento genéticamente modificado a lo largo de una vida”.

Por ahora, la prudencia impera a la hora de interpretar los resultados. Desde París y Bruselas se pide la aplicación del principio de precaución y medidas más estrictas para la autorización de OGM.

Para los ecologistas, es el momento de activar la alarma. Corrine Lepage, diputada europea y presidenta fundadora de Criigen :

Corrine Lepage. Eurodiputada europea:

“Hemos metido la pata y espero de verdad que las cosas cambien. He pedido a los 27 ministros de los países miembros y al señor Dalli, comisario europeo de Agricultura, que se hagan estudios de dos años sobre todos los organismos modificados genéticamente que se consumen en Europa”

Desde hace años, ecologistas y detractores de los OGM libran una encarnizada batalla contra industriales, agricultores y las autoridades europeas.

Hastiada del tira y afloja, en 2010 la Comisión Europea propuso un compromiso: conservar el derecho de autorizar la producción e importación de OGM pero dejar a los Estados la potestad de prohibirlos.

El 98% de la superficie mundial cultivada con OGM se concentra en diez países, con Estados Unidos a la cabeza.

En Europa sólo ocho de los 27 Estados Miembros les han abierto las puertas.

El 90% de los cultivos están en España y Portugal. Pero el maíz mon810 y la patata Amflora también se cultivan en pequeñas cantidades en Rumanía, Suecia, Eslovaquia, y Polonia entre otros.

Pese a la avalancha de protestas, sobre todo, en la calle, la única reacción oficial de Monsanto ha sido la de pedir tiempo para analizar las conclusiones del estudio financiado por la fundación CERES con fondos de 50 empresas que no producen OGM.

Copyright © 2014 euronews

Más información sobre:

Consulte los principales titulares de hoy