Última hora

Última hora

Danza: Originalidad y transgresión sudafricana en Lyon

Leyendo ahora:

Danza: Originalidad y transgresión sudafricana en Lyon

Tamaño de texto Aa Aa

Dos compañías sudafricanas llevan originalidad y transgresión a la Bienal de la Danza de Lyon.

La controvertida y provocativa Robyn Orlin entona un himno a la belleza africana. Una belleza creativa que se inspira en las costumbres de las tribus Surma y Mursi.  

“Es un vistazo a esas bellezas… como una mujer vendiendo tomates… gente hablando… La humanidad que existe entre ellos es bella”, explica la bailarina y coreógrafa sudrafricana Robyn Orlin.

La belleza del amanecer y el ocaso, del agua, los animales, las personas, el baile… África está en todas partes en la obra: la música, el ritmo, los bailarines. Y aunque su interpretación parece divertida y fácil, los bailarines tienen un papel muy difícil.

“Antes de actuar, tomamos notas. Cosas nuevas. Hay que estar muy atento porque puede cambiar cosas ahora y cinco minutos antes del espectáculo. Hay que hacerlas sin saber si funcionan o si te sientes cómodo con ellas, así que siempre tienes que estar alerta”, cuenta Muzi Shili, bailarín de la compañía Moving Into Dance Mophatong.

Los fans pueden hablar con bailarines y coreógrafos en el Café Danse, del Palais de Commerce de Lyon. Allí nos encontramos con Dada Masilo, figura ascendente de la danza sudafricana, que ha hecho una versión muy personal del ‘Lago de los Cisnes’.

“Me sorprendió mucho saber que los cisnes eran homosexuales y que Tschaikovsky era homosexual. Así que se convirtió en el tema de la obra. Pensé, no quiero tener dos mujeres peleando por un hombre. ¿Por qué no un hombre y una mujer luchando por un hombre para cambiar las cosas un poco y darle un toque diferente?”, dice la bailarina y coreógrafa sudafricana Dada Masilo.

El tutú, el símbolo del ballet clásico por excelencia, esta vez llevado también por los bailarines.

Masilo hace explotar alegremente todos los códigos y tabúes del ballet romántico con un lema: ser iconoclasta. Mezcla lo clásico con elementos africanos, con un resultado excitante y original.

La XV edición de la Bienal de la Danza de Lyon bajará el telón el próximo 30 de septiembre. Próxima cita en 2014.