Última hora

Última hora

¿Debería el Parlamento Europeo tener una única sede?

Leyendo ahora:

¿Debería el Parlamento Europeo tener una única sede?

Tamaño de texto Aa Aa

Es un símbolo de la reconciliación de la postguerra: la sede del Parlamento Europeo en Estrasburgo, construido en la frontera de los que fueron los dos grandes enemigos europeos en las guerras.

Es parte de la reconciliación entre Francia y Alemania, compartir el poder como motor de la Unión Europea: Alemania tiene la sede del Banco Central Europeo, en Fráncfort.

Pero el coste es alto, estimado en torno a los 200 millones de euros al año para mantener los edificios y trasladar a más de 700 miembros del Parlamento, cientos de asistentes, funcionarios y documentos que tienen que recorrer los 400 kilómetros que separan Bruselas de Estrasburgo. Algunos lo llaman el circo ambulante.

En tiempos de presupuestos ajustados, se ha planteado el cierre de la sede oficial de Estrasburgo. El gobierno francés insiste en que el concepto de dos sedes está consagrado en los tratados, repartir las instituciones en toda la Unión Europea.

Algunos temen que cambiar esos tratados podría abrir la caja de pandora política, reavivando el conflicto sobre quién se queda con qué institución. Otros dicen, que cerrar Estrasburgo sería un gran gesto simbólico de solidaridad con los que sufren los recortes de presupuesto, luchando contra la imagen de una Unión Europea despilfarradora.

Debaten el tema Rainer Wieland, vicepresidente de la cámara y miembro del grupo del Partido Popular Europeo. Está a favor de que el parlamento esté en Estrasburgo. Edward McMillan-Scott, que también es vicepresidente del Parlamento Europeo y miembro de la Alianza de Demócratas y Liberales, copresidente de la campaña por una sede única, y Jonathan Isaby, director político de la Tax Payers Alliance, que está a favor de que el Parlamento esté en Bruselas.