Última hora

Última hora

Naciones Unidas ¿una organización todavía con poder?

Leyendo ahora:

Naciones Unidas ¿una organización todavía con poder?

Tamaño de texto Aa Aa

Naciones Unidas celebra su sexagésimo séptima Asamblea General con la misma pregunta que cada año como telón de fondo. ¿Cuál es la utilidad actual de las Naciones Unidas (ONU)? ¿Es una organización obsoleta, que mueve una enorme maquinaria burocrática y obtiene pocos resultados finales o es como su nombre indica un organismo necesario para la unión de las naciones?

Creada tras la Segunda Guerra Mundial, en junio de 1945 para mantener la paz entre las naciones, la ONU ha fracasado en esa misión en muchas ocasiones.

Y el Consejo de Seguridad, órgano ejecutivo de la organización, ha enmudecido en otras muchas frente a conflictos internacionales que en principio, tenía que evitar o resolver.

El Consejo de Seguridad está formado por cinco Miembros Permanentes, los antiguos vencedores de la II Guerra Mundial, que tienen derecho a veto y diez miembros no permanentes que rotan.

El 18 de marzo del año pasado, el Consejo de Seguridad adoptó la resolución 1973, que autorizaba a los miembros de la ONU a adoptar “todas las medidas necesarias” para proteger a los civiles en Libia.

Una de esas medidas fue autorizar los ataques aéreos que precipitaron la caída del régimen de Gadafi.

China y Rusia, que en esa ocasión optaron por abstenerse, se oponen categóricamente a toda intervención militar en Siria.

En nombre del multilateralismo, cuatro países encabezan un grupo más amplio que pide la reforma del Consejo de Seguridad, convertido en un gigante con pies de plomo. Se trata de Alemania, Japón, Brasil e India, el llamado G-4.

El ‘Cuarteto’ propone para empezar la ampliación del Consejo de Seguridad a diez nuevos miembros: seis permanentes, es decir el G-4 más dos países africanos y cuatro no permanentes.

Propone también que se elimine el derecho a veto que bloquea la toma de decisiones y reemplazarlo por una mayoría de dos tercios, más flexible.

El derecho a veto es considerado por muchos el principal talón de Aquiles de la ONU. Para el presidente iraní, Mahmud Ahmadineyad, es de hecho la raíz de todos los males del mundo: “El privilegio discriminatorio de veto del que gozan algunos miembros del Consejo de Seguridad no es legítimo. Es por eso que esta institución no ha conseguido establecer la justicia y a garantizar la paz y la seguridad a lo largo y ancho del planeta”.

Adrian Lancashire, euronews:

Nos acompaña Charles Kupchan, profesor de Relaciones Internacionales de Georgetown. La Carta de las Naciones Unidas habla de fomentar la justicia y evitar la guerra entre los pueblos. ¿Está todavía vigente?

Charles Kupchan, profesor de Relaciones Internacionales de la Universidad de Georgetown:

“Pienso que es importante tener en cuenta que las Naciones Unidas tienen en su agenda diaria multitud de tareas, aunque hay algo que no está en el primer plano pero que es de vital importancia. Sus misiones de paz por todo el mundo, la atención a los refugiados, la salud, la alimentación, el agua potable. Algo que no está en el centro de la actualidad de esta semana en Nueva York, pero las Naciones Unidas hacen un enorme esfuerzo. Cuando se tratan los grandes asuntos, como la guerra en Siria, las relaciones entre Palestina e Israel, Irán… las Naciones Unidas se convierten en un gran escaparate, porque todo el mundo está allí, es un foro mundial. Aunque su tamaño, su envergadura es también un impedimento”.

euronews:

Los países que quieren ampliar el Consejo de Seguridad son actores globales. Ha pasado mucho tiempo desde que Alemania y Japón quedaran excluidos. ¿Cómo valoraría su entrada, también la de India y Brasil, como miembros permanentes del Consejo de Seguridad?

Charles Kupchan:

“Creo que el problema no radica en la falta de consenso sobre la necesidad de la ampliación, el problema es alcanzar un acuerdo político para su implementación. Porque hay envidias, bastantes disputas internas. Yo apuesto a que vamos a ver la ampliación en los próximos cinco, seis, siete u ocho años. Pero realmente va a haber una auténtica pelea de gallos por culpa de esas envidias entre los que deberían ocupar esos codiciados sillones de miembro permanente”.

euronews:

La Asamblea General funciona en base a principios democráticos, pero no el Consejo de Seguridad. ¿Es territorio exclusivo de los Cinco Grandes?

Charles Kupchan:

“Bien, hay tensión entre la legitimidad y la efectividad. El Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas, en cierta medida, no está legitimado porque otorga poderes extraordinarios a los países representados, y superpoderes a los países con derecho de veto. El problema es que no veremos a las grandes potencias, que son miembros permanentes, cediendo poder a las potencias menores, y esta es su razón de ser y la razón por la que tienen derecho de veto. Y pienso que la tensión en el corazón de las Naciones Unidas se mantendrá, y la forma en la que están intentando resolver esto —es decir, mejorando su legitimidad sin degradar su efectividad— limita la ampliación, porque no hay tantos puestos sobre la mesa como para lograr el consenso”.

euronews:

Hay importantes resoluciones respecto a Israel que nunca se han aplicado. ¿Puede el consenso internacional detener a cualquiera que quiera bombarderar Irán, por el simple temor a que desarrolle su programa nuclear?¿Se ven impotentes las Naciones Unidas?

Charles Kupchan:

“Parece poco probable que en las Naciones Unidas haya un consenso que permitiera las operaciones militares en Irán. Todo porque hay una profunda división tanto en el Consejo de Seguridad como en la Asamblea General sobre su conveniencia, sobre la necesidad de utilizar la fuerza militar para impedir que Irán se dote de la bomba atómica. ¿Significa esto que las Naciones Unidas no sirven? No, porque siempre ha habido el mismo problema. Ocurrió en el caso de Kósovo, vimos la misma situación con la intervención en Irak… esto forma parte de los defectos intrínsecos de las Naciones Unidas”.

euronews:

Profesor Kupchan, gracias por sus apreciaciones.