Última hora

Última hora

Georgia: una cohabitación inédita y difícil

Leyendo ahora:

Georgia: una cohabitación inédita y difícil

Tamaño de texto Aa Aa

La situación del presidente Saakashvili es frágil y el ganador de las elecciones y futurible primer ministro Ivanishvili le pide que dimita y se vaya.

Pero al presidente le queda un año en el cargo y, aunque no puede ser reelegido, no se lo pondrá fácil a su rival político.

“Es posible que haya todavía problemas o protestas en la calle si ambas partes no se ponen de acuerdo en lo que ocurrirá el año que viene”, explica un experto en conlfictos del Cáucaso. “Ivanishvili dijo ayer que esperaba que el presidente Saakashvili dimitiera, algo que este no está dispuesto a hacer por lo que parece. Así que se producirá una situación de inestabilidad si no llegan a un acuerdo”.

En calle de Tiflis las opiniones están enfrentadas. La controvertida figura de Saakashvili será tema de debate hasta las elecciones presidenciales de 2013 si no dimite.

“El presidente no tiene más opciones, es por eso que lo hizo. Si no hubieran hecho lo posible por permanecer en el cargo, creo”, dice una residente.

“Creo que debe haber dos fuerzas en Georgia, no solo una que gobierne el país. Habrá más control, y será por el bien de Georgia y en beneficio de Georgia”, asegura otro.

Georgia se convertirá en 2014 en una república parlamentaria donde el primer ministro, elegido por la cámara, tomará la mayor parte de las prerrogativas que hasta ahora pertenecían al jefe del Estado.

Saakashvili lleva en el poder en el país desde la Revolución de las Rosas en 2003.