Última hora

Última hora

¿Merece el Nobel la UE?

Leyendo ahora:

¿Merece el Nobel la UE?

Tamaño de texto Aa Aa

Sentimientos y opiniones encontradas. El Nobel de la Paz que ha recibido la Unión Europea ha sorprendido a una buena parte de la ciudadanía. Otros, sin embargo, reconocen lo que ha significado el proyecto europeo para la reconciliación del continente.

“Desde 1945” señala un hombre en Berlín, “no ha habido más guerras en Europa. Y en parte se lo debemos a la Unión Europea y a los diferentes proyectos de cooperación que la precedieron”.

“Yo no entiendo por qué han recibido este premio”, rebate otro berlinés. “Hoy en día no hacen lo suficiente por la paz. Había candidatos más comprometidos”.

En Francia, el otro país donde germinó el sueño europeo, las opiniones que se pueden escuchar por la calle son similares. ¿Las insitutuciones europeas son justas merecedoras de un galardón así?

“En el pasado hemos visto que cuando dejábamos de lado la unión entre países, afloraban los nacionalismos”, anliza un parisino. “Resurgían los extremismos y los radicalismos. Durante 65 años hemos vivido en paz. Es justo reconocer el trabajo por la paz que se ha hecho en Europa”.

“A mi me parece que el Nobel es un premio simbólico”, argumenta otro ciudadano francés. “Y me parece más apropiado dárselo a una persona que a una institución, sea la que sea y haya hecho lo que haya hecho por la paz”.

En los países del sur, como en España, que hoy celebraba su fiesta nacional, una parte de la ciudadanía también se muestra escéptica.

“No creo que la UE merezca este premio. No ha hecho nada para pacificar Siria, por ejemplo”, dice un madrileño.

“Que la Unión Europea reciba este premio no me va a dar de comer”, apunta otro hombre. “No nos aporta nada”.

En Grecia la crisis también aprieta. Y las reflexiones giran igualmente en torno a la situación económica que, para muchos, tiene su origen en el euro.

“¿El Noble de la Paz para la UE?, se pregunta un hombre en Atenas. ¿Por qué? ¿De qué unidad me está hablando? Las desigualdades son tremendas. Los países del norte desprecian a los del sur. No lo entiendo”.

“No creo que haya ayudado a estabilizar nada”, concluye una mujer. “Si lo hubiera hecho no estaríamos así. Esa es mi opinión”.

Todo depende del prisma con el que se mire la realidad. ¿Resistirá Europa otros sesenta y cinco años unida? Esa es la pregunta que está en el aire.