Última hora

Última hora

Obama y Romney ante el "precipicio fiscal"

Leyendo ahora:

Obama y Romney ante el "precipicio fiscal"

Tamaño de texto Aa Aa

El inquilino de la Casa Blanca tras las elecciones del 6 de noviembre tendrá que decidir qué hacer con el llamado “precipicio fiscal”, un plan de recortes y de subida de impuestos que entrará en vigor el 1 de enero de 2013.

El Gobierno tiene la opción de contener esa subida de impuestos, aunque cada tendencia quiere afrontarla a su modo.

“La gente no quiere un aumento de los impuestos sobre la renta: en esto están de acuerdo demócratas y republicanos, en contener la subida para el 98% de la población. La discusión se centra en el 2% restante. Si dejamos que se les aumenten los impuestos o no”, explica Roberton Williams, del Tax Policy Center, “Obama cree que deben aumentar para este 2% más rico, porque pueden permitirse los impuestos y necesitamos el dinero. Los republicanos creen que no deben subírsele los impuestos a nadie, sobre todo a los ricos que crean empleo, necesitamos que sigan haciendo funcionar la economía”.

Por tanto la clave está en el acuerdo entre las partes del arco político. Algo imposible en época de elecciones.

Aunque los expertos están inquietos porque la habitual actitud de entendimiento ha cambiado en los últimos tiempos por el partidismo.

“No hay compromiso posible. Los demócratas quieren un Gobierno más grande y quieren más impuestos para pagarlo. Los republicanos quieren un Gobierno más pequeño y no quieren incrementar los impuestos para pagarlo”, afirma Grover Norquist, presidente de ‘Americanos por la reforma fiscal’, un grupo conservador. “¿Cómo podrían llegar a un acuerdo? No hay compromiso. Los republicanos van al oeste y los demócratas van al este”.

“Los duros intercambios sobre política fiscal entre los dos candidatos durante la campaña son un recordatorio de la tarea tan difícil que tienen por delante. Los lobistas de Washington, los expertos y los políticos a todos los niveles se preparan para la batalla de fin de año”, dice nuestro corresponsal en Estados Unidos.