Última hora

Última hora

Lance Armstrong: La leyenda se tambalea

Leyendo ahora:

Lance Armstrong: La leyenda se tambalea

Tamaño de texto Aa Aa

Lance Armstrong parece tranquilo.

A pesar del importante escándalo de dopaje que tiene entre manos, en su última aparición pública ayer en un acto de caridad que tuvo lugar en Austin, la capital de Texas, rodeado de 4.300 aficionados, el ciclista estadounidense mostró su mejor cara.

Sin embargo, el informe publicado hace dos semanas por la Agencia Antidopaje de Estados Unidos (USADA) es demoledor. El tejano está acusado de haber montado, con el equipo ciclista US Postal, el programa de dopaje más sofisticado de la historia del deporte.

La leyenda se tambalea. Todo comienza en 1999 y su primera victoria en el Tour de Francia. Tiene 28 años y acaba de superar un cáncer. Tras una dura terapia decide consagrar su carrera únicamente a la ronda gala. Nace un mito.

“Celebremos el tour de Francia, pero celebremos también la supervivencia al cáncer”.

Hegemónico en la contrarreloj, increíblemente potente en montaña, de 1999 a 2005, gana siete veces el Tour. Todo un récord.

Su leyenda se amplifica. Su historia conmociona a los estadounidenses. Las marcas se disputan su imagen. Hasta que en 2005, surgen las primeras dudas.

Por entonces no se encuentran pruebas. Hoy, en 1.000 páginas, el informe de la USADA detalla y analiza el sistema puesto en marcha por el deportista, basándonse en el testimonio de 15 de sus antiguos compañeros de equipo.

Se le acusa de usar métodos y substancias prohibidas, EPO, transfusiones sanguíneas, cortisona… Pero también de traficar y fomentar esas prácticas ilegales.

En pleno centro del escándalo el médico italiano Michele Ferrari, que orquestaba el dopaje del equipo a cambio de sumas astronómicas.

Sus excompañeros de equipo, aseguran que Armstrong guardaba los productos en su nevera y les animaba a usarlos. Explican también como pese a todo daban negativo haciéndose transfusiones sanguíneas o retrasando los controles.

Ante la avalancha de acusaciones, Lance Armstrong decidió la semana pasada dejar la presidencia de Livestrong, su fundación de lucha contra el cáncer. Uno de sus más importantes patrocinadores, Nike, también le ha abandonado poniendo fin a su contrato con el ciclista.