Última hora

Última hora

Arte Iraní en Canadá: entre la creación y la crisis diplomática

Leyendo ahora:

Arte Iraní en Canadá: entre la creación y la crisis diplomática

Tamaño de texto Aa Aa

La ciudad de Toronto en Canadá acoge a unos 150 artistas iraníes que presentan sus obras contemporáneas en el Festival Seis Semanas de Arte Iraní. Pintura, escultura, cine y diseño se dan cita en esta muestra.

La obra sensual y abstracta de Mahsa Karimizadeh puede contemplarse en estas Semanas de Arte Iraní.

“Mahsa Karimizadeh, es una de las pocas escultoras iraníes que disfruta utilizando el espacio. Y su trabajo artístico tiene connotaciones eróticas, señala, Pooyan Tabatabaei, comisario de esta muestra.”

A diferencia de muchos otros festivales similares que muestran el trabajo de artistas en el exilio, estas Semanas de Arte Iraní presentan la obra de artistas que viven y trabajan en Irán.

Es el caso de Leila Rezvani, su obra nos habla de la mujer iraní y del velo que ha de llevar sobre la cabeza. Trata este delicado tema con una tijera omnipresente. Su obra no se ha exhibido nunca en Irán.

La mayoría de las obras presentes en el Festival de Toronto son abstractas. El color rojo es predominante en la pintura de Nakhjavan.

“Mi pintura propone al espectador la libertad de crear por sí mismo una imagen con su propio punto de vista. Aquí no hay una imagen, pero si miras el cuadro durante uno o dos minutos verás lo que quieras ver, asegura el artista Bahman Nakhjavan.”

El festival presenta cuatro muestras de artes visuales, conciertos y proyecta una selección de cortometrajes y documentales.

Entre la tradición y la modernidad, la fotografía es una de las disciplinas más atractivas de la creación iraní. Toronto presenta una selección de la obra de 27 fotógrafos.

Golnaz Moghaddam ha participado en este festival con su más reciente obra, la aclamada colección de “humanos y objetos”.

“Una de las principales características de un buen artista es que nunca olvida la felicidad de la infancia. Lo que ven sobre mi cabeza es el resultado de esa actitud y es también un buen ejemplo de arte contemporáneo, explica Pooyan Tabatabaei.”

Unos 150.000 iraníes viven exiliados en Canadá. El festival de Toronto es una ocasión excepcional para reanudar lazos culturales con su país, en un momento en que los vínculos diplomáticos están deteriorados tras el cierre el pasado septiembre de la embajada canadiense en Teherán.

“Hace dos años, tras la controvertida elección presidencial en Irán, el Festival de Arte Iraní fue cancelado. En esta edición, muchos artistas no han podido conseguir visado para presentar sus obras, ensombreciendo aún más la actual crisis diplomática. Los artistas iraníes se ven afectados por la política, incluso fuera de su país.”

Un reportaje de Mohammad Mohammadi, Euronews