Última hora

Última hora

Dejar de fumar antes de los 40 puede prolongar la vida hasta 10 años

Leyendo ahora:

Dejar de fumar antes de los 40 puede prolongar la vida hasta 10 años

Tamaño de texto Aa Aa

¿Qué haría si le dijeran que va a vivir 10 años más?Quizá podría iniciarse en la caída libre, o hacer un largo crucero por el océano, o viajar a una isla tropical. 10 años extra es lo que los científicos creen que viviría una mujer si dejara de fumar antes de los cuarenta.

Lo dice un estudio recientemente pubicado en la revista especializada Lancet. El riesgos para las mujeres son los mismos que asumen los hombres. Pero estos últimos empezaron a fumar antes que las mujeres. Si hacemos un poco de historia, comprobaremos que ellas no comenzaron hasta los años 40, así que hasta hace poco no había datos precisos de los efectos que el tabaco podía causar en una generación entera.

“Si las mujeres fumaran como los hacen los hombres, morirían de la misma manera”, explica Sarah Woolnough, investigadora del cáncer. “Y si consiguiéramos que lo dejaran, lograríamos reducir considerablemente el daño que el tabaco le hace a la sociedad. Obviamente, lo ideal sería que nacdie comenzara a fumar”.

El estudio revela que si una mujer deja de fumar antes de cumplir los 40 reduciría el riesgo de muerte prematura en un 90%. Ese porcentaje se elevaría a un 97% si lo dejara antes de los 30.

Ahora bien, los autores no quieren que su estudio se interprete como una justificación para fumar hasta llegada la mediana edad, ya que el azar y los casos particulares de cada paciente juegan un papel muy importante.

En el Reino Unido ahora están analizando lo que le ocurre a las mujeres que comenzaron a fumar en los años 60. Más del 40% de la poblaición femenina de aquella década se enganchó al tabaco.

Los datos de este estudio corresponden a un millón trescientas mil mujeres que entre 1996 y 2001 se hicieron pruebas para detectar un posible cáncer de pecho. Sus edades oscilaban entre los 50 y los 65 años. El estudio concluye también que aquellas que siguieron fumando tenían el triple de posibilidades de morir de cáncer o de alguna enfermedad pulmonar crónica, de un infarto o de alguna afección cardiovascular.