Última hora

Última hora

El legado de Obama

Leyendo ahora:

El legado de Obama

Tamaño de texto Aa Aa

El Parque Grant en Chicago fue el escenario de la multitudinaria celebración por la victoria del candidato demócrata, Barack Obama, que en noviembre de 2008 hacía historia, al convertirse en el primer presidente negro de Estados Unidos: “Ha sido un largo camino, pero esta noche, gracias a este día, a estas elecciones, en este momento decisivo, el cambio ha llegado a América”.

Aunque la euforia inicial no ocultaba la realidad: una legislatura difícil para el nuevo presidente.

A finales de 2008, la economía estadounidense estaba de rodillas. La crisis de las hipotecas basura, las llamadas ‘subprime’, y la quiebra de Lehman Brothers habían hundido al país en la recesión. Las ventas de automóviles habían caído un 40 por ciento y Detroit, ciudad emblema de la industria del sector, era apenas una sombra.

Para salvar Detroit, Obama inyectó 60.000 millones de dólares (unos 46.000 millones de euros). Un año más tarde un millón de puestos de trabajo estaban a salvo: “Hoy, por primera vez desde 2004, los tres grandes fabricantes estadounidenses tienen beneficios, la primera vez en seis años”, decía el presidente Obama.

La deriva del sector financiero está entre las causas de la crisis económica y Obama decide poner coto a los abusos de los mercados: “Con las reformas que estamos proponiendo hoy, queremos establecer unas reglas que permitan a nuestros mercados impulsar la innovación y evitar las prácticas abusivas”, comentó Obama en junio de 2009.

Aunque el gran caballo de batalla durante todo su mandato ha sido la reforma de la cobertura sanitaria, la conocida como ‘Health Care’. Una ley que ha provocado una profunda división entre los estadounidenses por la feroz oposición de los republicanos. Una oposición que no ha conseguido bloquear la reforma aunque sí limitar su alcance.

El presidente Obama cantaba victoria en marzo de 2010: “Hoy, después de casi un siglo de intentos, y de más de un año de debates, la reforma de la asistencia sanitaria se convierte en ley en Estados Unidos.”

Obama, pasará además a la historia por ser el primer presidente estadounidense que se pronuncia en favor del matrimonio homosexual: “Para mí personalmente, para mí es importante avanzar, por eso afirmo que pienso que las parejas del mismo sexo deberían poder casarse”.

Su compromiso con la justicia social marcó la primera ley que sancionó: la ‘Lilly Ledbetter’ contra la discriminación salarial de las mujeres que establecía el mismo salario por el mismo trabajo.