Última hora

Última hora

¿Ha mejorado la economía estadounidense?

Leyendo ahora:

¿Ha mejorado la economía estadounidense?

Tamaño de texto Aa Aa

La economía es la piedra angular de las presidenciales estadounidenses. En el estado clave de Ohio (tiene 18 representantes) nadie sabe si el vaso está medio lleno o medio vacío. La recuperación económica está siendo muy lenta.

La industria del automóvil, salvada por las ayudas públicas de Obama, vuelve a contratar. Y las ventas han crecido un 7% en octubre, el mejor dato mensual desde el inicio de la crisis, en 2007. En la fábrica que General Motors tiene en Flint, en el estado de Míchigan, reina el optimismo.

“Estos trastos no son baratos”, dice Tonz McMillan, trabajador en la cadena de montaje. “Son camiones muy pesados, cuestan mucho dinero. Están construidos para durar. Ellos venden y nostros trabajamos tres turnos porque hay que sacar 250 camiones al día. Creo que ilustra bastante bien hacia donde va la economía”.

La cruz de la moneda es la bancarrota que sufre la ciudad. Con un déficit de 13 millones de euros, el ayuntamiento de Flint ha despedido a 60 policías en dos años y ha reducido el salario del resto un 30%. Los demás servicios públicos han sufrido recortes. El 20% de los funcionarios han perdido su empleo y los que lo conservan han tenido que aceptar un recorte salarial de otro 20%.

Las consecuencias de la crisis se aprecian también en Fredericksburg, en el estado de Virgina, crucial también con trece representantes. Pese a que el paro se mantiene en el 5.8%, por debajo de la media nacional, el Banco de Alimentos que ayuda a la población tiene cada vez más clientes. “En total, hemos incrementado un 31% todos los servicios que prestamos”, confirma Oya Oliver, la presidenta de la institución.

Incluso en los barrios más acomodados, como el de Bucks County, en Pensilvania, se hacen malabarismos para llegar a fin de mes. Al otro lado del mostrador, los comerciantes tampoco consiguen sacar la mercancía de sus estanterías. En la tienda de Alex Brown, en Georgetown, hay rebajas todo el año. “Cosas que el año pasado vendíamos por cien dólares hoy casi las regalamos”, dice. “Damos tres por uno porque si no, no hay manera. Obviamente, recortamos nuestro márgenes. La situación es muy complicada”

¿La economía estadounidense va mejor? Todo depende de quién responda a esta pregunta.