Última hora

Última hora

"El racismo sigue siendo un problema en Estados Unidos", Eleonor Holmes Norton, Congresista Demócrata

Leyendo ahora:

"El racismo sigue siendo un problema en Estados Unidos", Eleonor Holmes Norton, Congresista Demócrata

Tamaño de texto Aa Aa

La elección del primer presidente estadounidense afro-americano fue considerada como uno de los momentos más importantes de la historia del país.

Cuatro años más tarde, la cuestión de la raza parece haber sido olvidada. ¿Significa esto que la raza y el racismo ya no son un asunto importante en Estados Unidos?

Euronews ha hablado de ello con la congresista demócrata Eleanor Holmes Norton.

Para ella, el racismo sigue siendo un problema pero ha sido enterrado por lo “políticamente correcto”.

“Lo que es difícil de discernir es la mancha racial que todavía existe en algunas comunidades blancas, pero el problema existe. No es nada respetable ser racista hoy en día en Estados Unidos, aunque lo seas, no lo muestras. Por ello es muy difícil detectar el problema,
identificarlo”, explica.

Según un sondeo realizado antes de la elecciones de 2008, Obama hubiese ganado por seis puntos más si hubiese sido blanco.

“Desde Jimmy Carter ningún presidente demócrata ha conseguido la mayoría del voto blanco. Así que si es tan difícil para un candidato blanco que se presenta a las presidenciales, imagínese lo que ocurre cuando el primer candidato negro quiere llegar a ser presidente”, dice.

Según datos recientes de la oficina del censo estadounidense, por primera vez el número de bebés pertenecientes a las minorías étnicas de Estados Unidos es mayor que el de bebés blancos.
Lo que significa que dentro de unos años se producirá una evolución demográfica que tendrá fuertes repercusiones tanto sociales como políticas.

“En un futuro no tan lejano este país tendrá una mayoría de gente de color, asegura Norton. Hay gente, de una cierta generación, para la que eso es algo amenazador. Y, por supuesto, el Presidente está asociado a todos los grandes cambios de la sociedad moderna”.

Para Norton, el hecho de que los orígenes de Obama hayan sido continuamente cuestionados por los ultraconservadores republicanos es algo que habla por sí solo.

“Están diciendo: que un candidato negro sea negro, ya es bastante malo pero si además su padre es africano, entonces es terrible. Están diciendo: no queremos a ese hombre sea quien sea. Ahora, sin embargo, eso es algo que no se atreven a decir fuera de sus casas. Pero está claro que el problema existe y que no podemos ignorarlo”, insiste.

Además de la raza, la religión también juega un papel importante en la politica en Estados Unidos. Mientras que algunos analistas aseguran que se trata de una excepción estadounidense, Norton cuestiona este fenómeno.

“Es importante tener en cuenta que la religión ha sido politizada durante las dos últimas décadas. La mayoría de los candidatos expresan cual es su religión pensando que así pueden expresar también cuales son sus valores. Hasta el presidente habla de su cristiandad”, explica.

La diversidad de grupos religiosos en Estados Unidos se refleja, por ejemplo, en la cuestión del aborto. Más de 35 años después de que el Tribunal Supremo estadounidense otorgase a una mujer el derecho a abortar, el problema sigue jugando un papel importante en la vida política del país.

“El polémico asunto del aborto, por ejemplo. Respetamos a aquellos que, por una cuestión de conciencia, se oponen. Pero muchos de nosotros no tenemos nada que ver con esa gente a la que le gustaría que se aprobase una ley y que nuestras creencias se sometiesen a las suyas. Eso no es propio de una una sociedad libre que respeta la religión y que intenta mantener las cuestiones religiosas al margen de la vida pública”, afirma.