Última hora

Última hora

Los electores le dan cuatro años más a Obama

Leyendo ahora:

Los electores le dan cuatro años más a Obama

Tamaño de texto Aa Aa

“Esta nación ha dado un paso adelante porque vosotros habéis querido. Todos podemos perseguir nuestros propios sueños y juntos podemos ser una nación”. Con estas palabras Barack Obama ha agradecido a los miles de personas que se congregaban en Chicago esperando al ganador de las elecciones. El demócrata ha dado las gracias y la enhorabuena a Mitt Romney por su campaña.

No ha sido necesario llegar al 100% de los votos escrutados. El único estado en el que se llegó al recuento completo representaba la realidad de la totalidad del país. En Delaware, con solo tres votos electorales, Barack Obama ganó por 18 puntos a Mitt Romney. En ese momento, los medios estadounidenses y los electores sabían que el primer presidente negro de la historia del país estaría otros cuatro años en la Casa Blanca.

Ni Florida, ni tampoco Ohio, como pronosticaban los expertos, han dado la llave a la presidencia. El alto porcentaje de latinos que ha votado por el lado demócrata ha resultado fundamental. Los buenos resultados al principio del escrutinio en Colorado, que también votó por Obama en 2008 pero que ha sido un estado tradicionalmente republicano, presagiaban la caída de Romney, que ha tardado en aparecer ante los suyos casi dos horas desde que se sabía que su derrota era inevitable.

De los estados clave, Obama venció en Wisconsin, New Hampshire, Iowa, Nevada y Colorado, cuando todavía no se conocían los resultados definitivos de Ohio, Virginia y Florida, estado, este último, en el que uno y otro candidato alternaban el liderazgo a medida que avanzaba el escrutinio.

Aquí pueden ver el mapa electoral

Durante el día ha habido largas colas en muchos estados para acceder a los colegios electorales e incluso algunos de ellos han tenido que permanecer abiertos dos horas más de lo previsto para que los votantes pudieran depositar su papeleta. Algunos ciudadanos se han quejado de irregularidades, sobre todo en la identificación de los electores. Los republicanos tendrán el control sobre la Camara de Representantes y los demócratas sobre el Senado.