Última hora

Última hora

Los estadounidenses, preparados para romper tabúes

Leyendo ahora:

Los estadounidenses, preparados para romper tabúes

Tamaño de texto Aa Aa

Las últimas elecciones estadounidenses han mostrado al mundo que la sociedad americana esta cambiando, y que poco a poco va rompiendo con viejos estereotipos.

Maine y Maryland han hecho historia al convertirse en los primeros estados en aprobar las bodas homosexuales por voto popular, rompiendo así una racha de derrotas en 30 estados donde se realizaron referendos desde 1998.

Las bodas gay eran ya legales en seis estados y en el distrito de Columbia, pero en cada caso como resultados de aprobaciones legislativas o de fallos de tribunales pero no por votación popular.

Las últimas encuestas muestran que por primera vez la mayoría de los estadounidenses apoya los matrimonios del mismo sexo

Y en Wisconsin, la demócrata Tammy Baldwin se ha convertido en la primera senadora del país que ha declarado abiertamente su condición de homosexual.

La mayoría del voto femenino ha sido para Obama. Pero poco a poco, las mujeres también se van imponiendo en política. Hoy un 20 % del Senado estadounidense, es femenino, su porcentaje récord. Tan sólo ligeramente por debajo de Francia, que cuenta con un sistema similar.

Otra señal de cambio ha sido la victoria del republicano Ted Cruz, el primer hispano en representar a Texas en la Alta Cámara, con el apoyo del Tea Party.

La saga Kennedy vuelve al Capitolio. Una de las históricas familias de la política de Estados Unidos, regresará en la próxima legislatura al Congreso de mano de Joe Kennedy III, que ha sido elegido este martes como diputado de la Cámara de Representantes por el estado de Massachusetts.

Los Kennedy llevaban al menos dos años sin presencia en el Capitolio, en concreto desde que Patrick Kennedy abandonó su escaño en 2011.

Joe Kennedy es nieto de Bobby Kennedy, senador por Nueva York, y su tío abuelo fue el presidente John Fitzgerald Kennedy, asesinado en 1963.

Para terminar, Washington y Colorado se han convertido en los primeros estados en aprobar el consumo recreativo de marihuana, una medida sin precedentes en el país.

Su consumo, con fines medicinales, ya estaba permitido en otras partes del país.

Los ciudadanos están más o menos divididos, pero cada vez se inclinan más a favor de una regulación responsable de la marihuana en lugar de las costosas e ineficaces políticas prohibicionistas.

En esta nueva fase, los estadounidenses muestran su imagen más liberal.