Última hora

Estaciones y vías de ferrocarril, puertos, aeropuertos y el resto de infraestructuras de transporte han amanecido blindadas por las fuerzas de seguridad españolas. En Madrid el seguimiento de la huelga es, según los sindicatos, del cien por cien de los trabajadores del metro respetando los servicios mínimos, que como en trenes de cercanías, es de un 30 por ciento.

El del transporte es un sector clave para las movilizaciones también en Bélgica, donde un sindicalista recuerda que “austeridad significa también recortes de los servicios públicos”. Y que “austeridad significa más recesión y no podemos aceptarlo porque nos hunde en la crisis”.

La huelga general lusa sumada a la segunda española en lo que va de año amenaza con cortar comunicaciones en toda la península. El metro lisboeta no opera hoy, en el resto de transporte público los servicios mínimos no llegan al veinte por ciento de su frecuencia normal y la aerolínea de bandera lusa ha cancelado uno de cada dos vuelos programados para hoy.