Última hora

La Jornada Europea contra la austeridad terminó el miércoles con cientos de miles de ciudadanos en las calles de 23 países.

Y en enfrentamientos con la Policía, como el caso de las protestas en Italia, Portugal y España. Madrid y Barcelona registraron algunos de los incidentes más graves.

Los sindicatos españoles estiman el seguimiento de la huelga general en el 76,7%, mientras la patronal rebaja la cifra hasta el 12%. Al final de la jornada, el Gobierno de Mariano Rajoy anunció la aprobación este jueves de un real decreto con medidas para frenar los desahucios a las familias que tengan una renta menor de 19.000 euros. Sin acuerdo con el PSOE.

Con los paros, manifestaciones y huelgas, la Confederación Europea de Sindicatos ha pretendido enviar un mensaje claro a las autoridades comunitarias: el rechazo creciente a los recortes y medidas de austeridad.

Para Angela Merkel, la jornada de ayer no influye en el rumbo de la política europea:

“ Por supuesto que tendremos en cuenta las reivindicaciones de los manifestantes, pero hay cosas que no podemos dejar de hacer: mejorar unos mercados laborales obsoletos, dar a la gente mejores oportunidades para el empleo, pero con mayor flexibilidad y beneficiar, sobre todo, a la juventud”

La jornada de protesta tuvo múltiples formas y representaciones. En casi todos los países del continente se celebraron marchas y concentraciones, con paros parciales en Italia y Grecia. En España y Portugal la movilización tomó la forma de una huelga general. El objetivo ha sido común: denunciar el “diktat” de la austeridad.

Y como simbolizaba esta marioneta en Atenas, apostar por el renacer de la Europa social.