Última hora

Última hora

Israel pierde margen de maniobra en el campo diplomático

Leyendo ahora:

Israel pierde margen de maniobra en el campo diplomático

Tamaño de texto Aa Aa

Volvamos la vista atrás pero en el mismo escenario, Gaza. Enero de 2009, la operación ‘Plomo Fundido’ lanzada por el Ejército de Israel se cobraba la vida de 1.400 palestinos y de 13 israelíes.

Una ofensiva que dio lugar a una intervención terrestre. Han pasado cuatro años e Israel mantiene su poderío militar pero su margen de maniobra, en el terreno diplomático, se ha reducido significativamente. La ‘Primavera Árabe’ ha cambiado el paisaje geopolítico en la región.

En Egipto, ya no está Hosni Mubarak, un aliado de Israel. El nuevo presidente, Mohamed Mursi, salido de las filas de los hermanos musulmanes ya ha marcado distancias con su predecesor enviando a su primer ministro, Hisham Kandil, a Gaza, para dar su apoyo explícito a los líderes de Hamás. Y es que Egipto es una pieza clave en todo este puzle porque puede controlar el flujo del armamento que atraviesa su territorio hacia la Franja de Gaza.

Cualquier alto el fuego entre Israel y Hamás depende de la voluntad de El Cairo que puede mover ficha, con una apertura amplia de su frontera, incrementando la presión política sobre Israel y Estados Unidos.

Otra señal de los nuevos tiempos. El histórico viaje del emir de Qatar a Gaza en la víspera de la ofensiva. Oficialmente tenía un caracter humanitario para inaugurar diversos obras de reconstrucción valoradas en cerca de 200 millones de euros). Aunque a nadie se le escapa que esta era la primera visita de un jefe de Estado a Gaza desde hacía trece años. Un mensaje político rotundo contra el aislamiento de Hamás.

Turquía, otro actor importante en la zona, también marca distancias y da muestras de hostilidad contra Israel.

Su primer ministro, Recep Tayyip Erdogan, no ha ahorrado calificativos: “Una vez más, antes de que haya elecciones en Israel, Gaza se ha convertido en objetivo. Civiles inocentes, niños inocentes que están siendo brutalmente asesinados con excusas baratas y artificiales. Si uno acepta que estos ataques ilegales se hacen en legítima defensa, únicamente estaríamos animando a Israel a llevar a cabo aún más masacres”.

Turquía e Israel firmaron una alianza militar en 1996, pero sus relaciones se vieron degradadas por el asalto de un barco turco que transportaba ayuda humanitaria a Gaza, en 2010. Una acción militar que provocó nueve muertos.

Riad Muasses, euronews:

Ahora nos acompaña desde El Cairo, el analista político, Ahmed Oleiba.

Entre la operación ‘Plomo Fundido’ y la última ofensiva, llamada ‘Pilar Defensivo’ han pasado cuatro años en los que el panorama político y estratégico de Oriente Próximo ha cambiado. ¿La ‘Primavera Árabe’ ha tenido, en su opinión, una gran repercusión en el conflicto palestino-israelí, y sobre todo en Hamás?

Ahmed Oleiba, analista político:

“Seguramente la ‘Primavera Árabe’ ha tenido sus consecuencias sobre el Movimiento Hamás y sobre el conflicto palestino-israelí en su conjunto. Además habría que señalar que el conflicto vuelve a ser otra vez árabe-israelí y no palestino-israelí. Y si hablamos de un cambio evidente, este se ha producido en Egipto, que es ahora un actor fundamental en las negociaciones entre las dos partes con los contactos internacionales entre El Cairo y el resto de capitales del mundo. En este tema, Egipto vuelve a tener un papel activo. Pero también han cambiado los ejes del poder. Hamás ha abandonado Siria y ha roto sus relaciones con el régimen (sirio); ha perdido el apoyo de Bachar al Asad, una vez que han tomado partido en favor de la revolución. Sin olvidar que hay tensiones en las relaciones entre Hamás e Irán”.

euronews:

Usted ha estado en las últimas horas en Gaza, con la delegación egipcia. ¿Piensa que Israel perseguía otro objetivo con su respuesta al lanzamiento de cohetes palestinos procedentes de la Franja de Gaza?

Ahmed Oleiba:

“Sí, uno se imagina que a nivel de la teoría de la ‘inmunidad nacional’, Israel intenta enviar mensajes a los actores externos, incluídos los países de la ‘Primavera Árabe’. Israel quiere probar la reacción egipcia, comprender cómo actúa la nueva Administración egipcia a nivel de la política y de la seguridad. Las relaciones entre Egipto y Hamás son un indicador que podría colarse e influir en las relaciones entre Egipto e Israel, forjadas durante más de treinta años a través de los Acuerdos de Paz de Camp David, o bien se trata de relaciones que son meramente tácticas por parte del Estado egipcio para favorecer sus intereses políticos actuando de una forma pragmática”.

euronews:

De acuerdo con la percepción existente tanto a nivel árabe como a nivel internacional. ¿Hay posibilidad de una solución política o de una tregua a largo plazo, a la espera de una solución duradera al conflicto palestino-israelí?

Ahmed Oleiba:

“Se trata de una pregunta que formulé a los dirigentes de Hamás durante mi visita a Gaza, y quizás hasta los mismos palestinos de a pie estén a favor de probar, en primera instancia, cuáles son las intenciones de ambas partes, aunque todo tendrá un precio. Respecto al proceso de tregua, los dirigentes de las facciones palestinas dicen que el precio puede ser considerable y que es imposible que los israelíes acepten. Los palestinos hablan de volver a las fronteras de 1967 y de Jerusalén, cuando yo les pregunté qué pasa con Jerusalén-Este, me dijeron que toda (la ciudad) Jerusalén, y por esta razón hablamos, actualmente, de una oferta imposible”.

Ahmed Oleiba, muchas gracias por acompañarnos.