Última hora

Última hora

Volar seguro

Leyendo ahora:

Volar seguro

Tamaño de texto Aa Aa

“El sistema TASS es un nuevo sistema, una nueva forma de recoger información y datos de los sistemas aeroportuarios, reuniéndolos en un solo lugar”, explica Andy Cowen, jefe de Seguridad en el aeropuerto de Heathrow.

Una innovadora manera de analizar la información sobre la seguridad se está desarrollando con ayuda del aeropuerto londinense de Heathrow.

TASS reúne diferentes fuentes de datos y ofrece a los especialistas en seguridad una única interfaz para ver lo que está pasando sobre el terreno.

“Lo que vemos aquí es el MMI, la interfaz hombre-máquina del sistema. La idea es que toda información que va a ser analizada se va a ver aquí”, señala Gideon Hazzani, Director de Negocios de Nuevas Tecnologías de la empresa VERINT.

El operador del aeropuerto programa el sistema para establecer conexiones entre las distintas fuentes de datos y poner de relieve las posibles amenazas en tiempo real.

“Si hay una amenaza, la alerta se muestra aquí en tiempo real. Así, por ejemplo, aquí podemos ver diferentes alertas. El color representa diferentes niveles de riesgo. El rojo es el nivel de riesgo elevado y las otras pantallas pueden mostrar información diferente del sistema, por ejemplo, hay una visualización en 3D de toda la terminal, del interior y el exterior, hecha por uno de nuestros socios tecnológicos”, explica Hazzani.

Los sensores del sistema TASS que se están probando en Heathrow lo controlan todo, desde la carga hasta los aparcamientos.

“Tenemos la localización de los diferentes vehículos, incluso la ubicación de los pasajeros, de forma anónima. Podemos ver el flujo de pasajeros dentro de la terminal. También la ubicación de los aviones”, añade Hazzani.

El sistema TASS, concebido en el marco de un proyecto de investigación de la Unión Europea, está diseñado para complementar los actuales sistemas de seguridad existentes en los aeropuertos.

“Cualquier gran aeropuerto puede beneficiarse de un sistema como este. Puede enviar información a un único usuario, puede crear sinergias entre diferentes sistemas, y también, potencialmente, reducir la mano de obra necesaria para operar y controlar estos sistemas de forma continua”, dice Cowen.