Última hora

Última hora

Kibutz Mefalsim: alerta pese a la tregua

Leyendo ahora:

Kibutz Mefalsim: alerta pese a la tregua

Tamaño de texto Aa Aa

El kibutz Mefalessim está a sólo dos kilómetros de Gaza. Su población normal es de 800 personas, la mayoría judíos argentinos. Ahora son cuatrocientas. La mitad se ha refugiado en zonas más seguras de Israel.

Aquí el alto el fuego se ha recibido con optimismo moderado. Las calles desiertas son la mejor prueba de que también hay cierta desconfianza.

Claudio Mairovich. Director de Emergencias del Kibutz de Mefalessim:
“Nada ha cambiado a nivel de seguridad. Por la experiencia que nosotros tenemos es como tratar de tender un motor que no anda hace mucho tiempo. Tarda un par de veces, por lo general se hace una tregua, la tregua se rompe, después pasa otro par de horas o días y entonces es a lo que nosotros de una forma u otra tomamos un tiempo de seguridad para hablar de que la tregua sse transforma”

Como dice la cajera de este supermercado, la gente prefiere quedarse en sus casas.

Desde hace días, las medidas de seguridad han sido reforzadas en todo el sur de Israel. En este Kibutz, eso se traduce por más patrullas día y noche y más soldados en las entradas al recinto.

En 2008, un proyectil de mortero cayó en pleno comedor. Desde entonces hay un refugio cada cien metros.

Claudio Mairovich:
“Estos son refugios para la estación de omnibus, cuando los chicos vienen a esperar el omnibús por la mañana para ir a la escuela. Entonces cada vez se fue agregando uno más, cada uno es de otro color, porque necesitas para 40 o 50 chicos tener el lugar y hay que tener en cuenta que por la cercanía en total hay 7 segundos desde el momento en que suena hasta que cae algo.”

El kibutz Mefalsim existe desde 1949, prácticamente desde la creación del Estado de Israel. La operación Pilar Defensivo tiene un regusto de “deja vu”.

Luis Carballo. euronews:
“Desde 1949, en este kibutz, situado al lado de la frontera con Gaza, ha habido muchas guerras a las que siguen treguas que a su vez son rotas por otras guerras. El esquema es casi siempre el mismo y las experiencias pasadas les recuerdan que lo que se firma en un papel no se corresponde siempre con la realidad. Este kibutz, como todos los de la zona sigue en estado de máxima alerta.”