Última hora

Mick Jagger, Ronnie Wood, Keith Richards y Charlie Watts. Los Rolling Stones, la banda de rock más grande de todos los tiempos. Eso creen al menos los 20.000 seguidores que anoche pagaron en 120 y 1.100 euros por acceder al O2 Arena de Londres y asistir a la vuelta de sus “satánicas majestades” a los escenarios tras cinco años de ausencia.

Jagger y compañía regresan con una gira de cinco conciertos que celebra sus 50 años de carrera. En el público, gente de todos los rincones y todas las edades.

“Ha sido increíble, Yo he venido desde Australia para verlo. Mick Taylor es un genio” decía uno de los asistentes.

“Ha sido muy especial”, añadía otro.” No se tiene la oportunidad a menudo de ver algo así. Estos tíos están en forma de verdad, ha sido increíble.”

“Han estado fantásticos, brillantes”, opinaba una mujer. “Yo he ido a muchos conciertos y este ha sido absolutamente impresionante. Tengo la misma edad que Mick Jagger y bueno, no nos veíamos desde 1962. Ha pasado mucho tiempo… y todavía lo parte.”

Incombustibles, inagotables, míticos… los adjetivos se acaban para estos abuelos del rock, algunos muy cerca ya de los 70 años.

Anoche la formación se unieron los ex miembros del grupo Bill Wyman y Mick Taylor. Fue la primera vez en 20 años que tocaban juntos.

Los Rolling han publicado más de 20 discos de estudio y han vendido unas de 200 millones de copias.

En diciembre, su gira pone rumbo a EEUU.