Última hora

Última hora

Estados Unidos se asoma al 'abismo fiscal'

Leyendo ahora:

Estados Unidos se asoma al 'abismo fiscal'

Tamaño de texto Aa Aa

Estados Unidos está un día más cerca del temido abismo fiscal. Demócratas y republicanos siguen sin llegar a un consenso sobre cómo ajustar sus cuentas. Un desacuerdo que trasluce una diferencia de fondo entre dos modelos económicos.

En el centro del debate, un asunto tan ideológico como económico: los impuestos. Obama, con el reciente apoyo de las urnas, insiste: hay que subirlos para quienes ganan más de 250.000 dólares al año. El presidente cree que el acuerdo llegará a tiempo.

Los suyos argumentan: “Tenemos que mirar a nuestra historia reciente en lo que se refiere a subir los impuestos a quienes más ganan”, dice el senador demócrata Bob Casey. “Como se ha visto en los 90 y en la pasada década, no hay relación entre bajar esas cotizaciones y el crecimiento económico”, ha concluido.

Los republicanos se niegan a esta subida de impuestos. Se trata de un asunto especialmente sensible para los más conservadores. En su opinión, dañaría la economía del país. Proponen a cambio la reducción del gasto público.

El senador republicano Marco Rubio opina que “los verdaderos multimillonarios tienen los mejores gestores y los mejores abogados de América”. “Podemos hacer lo que queramos con los impuestos, encontran la forma de que no les afecte. A quien hundiremos será a los propietarios de pequeños negocios que no pueden hacer estos malabarismos fiscales”, ha asegurado.

El plazo para llegar a un acuerdo termina el 31 de diciembre. Si no se alcanza, los impuestos subirán para todos y el gasto se reducirá de forma drástica. Las consecuencias para el país son imprevisibles. Las agecias de crédito podrían rebajar su calificación. La onda expansiva afectaría también a Europa.

“Si el país cae por el precipicio fiscal, los impuestos para los ricos subirán automáticamente”, recuerda el corresponsal de Euronews en Washington, Stefan Grobe. “Por esa razón, cada vez más republicanos empiezan a ser más flexibles con la subida de impuestos y proponen negociar algo a cambio.”