Última hora

Última hora

Varapalo histórico de la administración estadounidense a dos bancos británicos

Leyendo ahora:

Varapalo histórico de la administración estadounidense a dos bancos británicos

Tamaño de texto Aa Aa

HSBC, el principal banco del Reino Unido, ha aceptado pagar una multa récord de 1.500 millones de euros para cerrar el caso abierto contra la entidad por blanqueo de dinero y financiación de terrorismo.

Sólo horas antes, otro banco, el Standard Chartered se resignó a pagar 516 millones de euros. La entidad pagará 252 millones de euros al tesoro estadounidense y al Banco Central de Estados Unidos. Hace cuatro meses, ya pagó 264 millones de euros a un regulador financiero de Nueva York por hechos similares.

Ya el pasado julio, un informe del Senado estadounidense subrayó graves deficiencias en la política antiblanqueo de fondos de HSBC.

Los responsables del establecimiento reconocieron la existencia de fallos y presentaron públicamente sus excusas ante una comisión de investigación de la Cámara Alta.

A la filial estadounidense de HSBC se le acusa en concreto de haber facilitado la transferencia de 12 mil millones de euros a países como Irán, sujetos a sanciones internacionales. La filial mejicana del banco británico le habría transferido a su vez 5 mil millones de euros entre 2007 y 2008 que podrían pertenecer a carteles mejicanos de la droga.

Acusaciones similares pesan sobre Standard Chartered, que durante diez años habría
ocultado a las autoridades reguladoras de Estados Unidos transacciones con entidades iraníes por valor de 192 mil millones de euros.

El acuerdo con las autoridades estadounidenses contempla la designación de un auditor independiente que evaluará regularmente si la entidad mantiene los compromisos adquiridos durante los próximos cinco años.

Francis Lun. Director de gestión de Lyncean Holding:
“Es una cantidad de dinero muy importante que representa una cuarta parte de los beneficios realizados por HSBC. Para recuperar ese dinero, tendrán que reducir sus dividendos y sus costes. Pero eso no paralizará la actividad del banco”

Standard Chartered, por su parte, podrá continuar sus actividades en el estado de Nueva York pero bajo estrecha supervisión de las autoridades estadounidenses.

Alastair McCaig. Analista de IG:
“Yo creo que financieramente conseguirán salir adelante, pero les va a llevar bastante tiempo recuperar su reputación de antes”

Pero los problemas no han terminado para las dos entidades británicas: la Justicia estadounidense se reserva el derecho de retomar la vía penal en caso de nuevas infracciones.