Última hora

Última hora

Primeros funerales de víctimas de la masacre de la escuela de Newtown

Leyendo ahora:

Primeros funerales de víctimas de la masacre de la escuela de Newtown

Tamaño de texto Aa Aa

Nada alivia el dolor en el Estado de Connecticut tras la masacre de la escuela de Newtown. Las vigilias en memoria de las víctimas se suceden día tras día desde el pasado viernes, cuando un joven de veinte años (hijo de una profesora a la que acababa de asesinar) entró en el centro con varias armas y mató a veintiséis personas, veinte de ellas niños, antes de quitarse la vida. El pequeño Noah Pozner, de seis años, fue enterrado ayer en Fairfield. Su hermana gemela, Arielle, logró escapar con vida.

A la conmoción general se suman el miedo y la sensación de inseguridad. Ayer, varias escuelas estuvieron cerradas en Ridgfield, a una treintena de kilómetros, tras detectarse la presencia de un sospechoso armado. Los vecinos estaban sobrecogidos:

“Nos despedimos de nuestros hijos en la parada del autobús con un fuerte abrazo. Luego nos dijeron que empezaría un hora más tarde”.

“No les gustaba el hecho de volver a la escuela. Mi hijo mayor, que está en cuarto grado, estaba nervioso, por lo que tratamos de tranquilizarlo y después ocurrió esto”.

Mientras tanto, en Monroe, una localidad muy próxima a Newtown, se está remozando una vieja escuela para dar cabida a niños supervivientes de la masacre, que aún no han reanudado sus clases. Cientos de empresas y vecinos se han ofrecido como voluntarios para ayudar en los trabajos de restauración.