Última hora

Última hora

Un concierto a -30º bien vale un Guiness

Leyendo ahora:

Un concierto a -30º bien vale un Guiness

Tamaño de texto Aa Aa

Hay records del mundo que no se le ocurrirían a cualquiera… Charlie Simpson ha entrado en el libro Guinness de este año por ofrecer un gélido concierto a menos de 30 grados bajo cero.

El cantautor británico necesitó cuatro días para llegar a la aldea siberiana de Oymyakon en la que viven menos de 500 personas. Para que el record fuese homologado, Charlie tuvo que tocar 15 minutos, dejando sólo 30 segundos entre cada canción.

“Los médicos me advirtieron de que mis dedos podían congelarse si los exponía a ese nivel de temperaturas negativas durante más de 7 minutos.”

Y claro, eso le dejó muy preocupado, pero no le hizo desistir de su loca aventura… Ante unos pocos espectadores que le dieron una “cálida” acogida, Charlie tocó varios temas de su disco “Young Pilgrim”. “Joven peregrino”

Ahora Charlie Simpson trabaja en su nuevo disco, cuyo lanzamiento está previsto el año que viene.