Última hora

Última hora

23 años después, la tragedia de Hillsborough volverá a ser investigada

Leyendo ahora:

23 años después, la tragedia de Hillsborough volverá a ser investigada

Tamaño de texto Aa Aa

96 personas fallecieron el 15 de abril de 1989 en un partido entre el Nottingham y el Liverpool por una avalancha en una grada cerrada y abarrotada. 23 años después, aquella tragedia en el estadio de Hillsborough volverá a ser investigada. Así lo ha decidido Reino Unido después de que un informe independiente presentado hace tres meses expusiera que la policía desvió la culpa hacia los aficionados para ocultar su incompetencia. Esta nueva investigación supone una victoria para los familares de las víctimas:

“Se ha conseguido algo que no se había logrado antes. Nos ha llevado 23 años conseguirlo, aún no hemos ganado nada, pero al menos tenemos un camino hacia la esperanza. Pero todo esto no lo habríamos logrado solos. Me gustaría dar las gracias en nombre de las 96 víctimas a toda la gente que nos ha apoyado, que nos ha creído, que nos ha dado su confianza, sabiendo que estábamos diciendo la verdad”, explica Margaret Aspinall, de la Asociación de Apoyo a los Familiares de la tragedia de Hillsborough.

El Comité Independiente sugirió en su informe que se podrían haber salvado 41 vidas si la actuación de los servicios de emergencia hubiera sido más rápida. La nueva investigación se centrará en las muertes de los aficionados y en el comportamiento de los agentes. Será una pesquisa dirigida por Jon Stoddart, un antiguo comisario de policía en Durham. “Mi papel es investigar qué ocurrió exactamente y determinar la responsabilidad”, apunta.

Mientras, la Ministra de Interior, Theresa May, también valoró la puesta en marcha de la nueva investigación: “Los hallazgos del Comité Independiente de Hillsborough fueron verdaderamente impactantes, pero aunque ya se ha ofrecido la verdad a las familias, aún no han recibido justicia”, dijo en un comunicado. Por otra parte, tras la publicación del citado informe, el Tribunal Supremo británico está considerando seriamente una petición para revocar los veredictos de “muerte accidental” que se determinaron después de la primera investigación.