Última hora

Última hora

La industria farmacéutica pendiente de la India

Leyendo ahora:

La industria farmacéutica pendiente de la India

Tamaño de texto Aa Aa

En este país asiático casi no hay patentes, los medicamentos son genéricos y baratos, gracias a una ley vigente desde hace cuarenta años. Aunque desde su entrada en la Organización Mundial del Comercio, multinacionales como Novartis, intentan obtener licencias. Uno de los casos (sobre su fármaco Glivec contra el cáncer) ha llegado al Tribunal Supremo y calles como las de Bombai son escenario de protestas.

“Si Novartis consigue su objetivo, nos quedaremos sin poder comprar medicinas. Incluso, las más corrientes serán cada vez más caras para la gente normal, así que (las grandes multinacionales) se están intentando cargar nuestra industria farmacéutica, los fabricantes de genéricos en la India quieren dejarlo porque quieren ganar dinero. A todas estas compañías les preocupa poco la gente pobre, ni tampoco que sus condiciones (de vida) mejoren”, explica el asesor de la Organización No Gubernamental (ONG), Sankalp Rehabilitation Trust, Eldred Tellis.

Hay muchos intereses en juego. Uno de cada cuatro habitantes vive por debajo del umbral de la pobreza. Más de 250 millones de personas que necesitan medicinas muy baratas.

La Índia es además la farmacia de los países menos desarrollados, el segundo exportador de genéricos del mundo. Muchos destinados a tratar enfermedades como el Sida o el cáncer a un coste muy reducido.