Última hora

Última hora

Monti: un balance claroscuro

Leyendo ahora:

Monti: un balance claroscuro

Tamaño de texto Aa Aa

Noviembre de 2011. Italia, al borde de la quiebra, no tiene elección y recurre a un economista para formar un Gobierno de tecnócratas.

Mario Monti, excomisario europeo de Mercado Interior y después de Competencia, tiene una misión urgente: disminuir los tipos de la deuda soberana italiana. La semana precedente rozaron el 7%, el porcentaje fatídico que forzó el rescate de Portugal, Irlanda y Grecia.

Es el final de tres años y medio de Berlusconi y el principio de la era de los sacrificios…

El 4 de diciembre, Monti anuncia su plan de austeridad evaluado en 20 mil millones de euros hasta 2014.

Mario Monti. Primer ministro italiano:

“Al adoptar estas medidas, hemos pensado al mismo tiempo en la necesidad de crear las condiciones para el crecimiento en Italia”

Recortes presupuestarios y subidas de impuestos, principalmente sobre la propiedad inmobiliaria, forman parte de una serie de reformas difíciles de digerir, sobre todo, la de las pensiones. La ministra de Asuntos Sociales, Elsa Fornero, se viene abajo cuando le toca anunciarlas:

Mario Monti:

“Creo que quería decir sacrificios, como han comprendido, concluye Monti.”

En efecto, la edad mínima para jubilarse pasa de 65 a 66 años para los hombres, y de 60 a 62 para las mujeres, 66 en 2018.

Los años de cotización pasan de 40 a 42 para los hombres y a 41 para las mujeres.

También reforma el mercado laboral. Los contratos temporales se gravan más, y se facilitan los despidos, pero se refuerza el poder de la magistratura de trabajo.

Una medicina amarga y difícil de aceptar para los italianos, sobre todo porque el paro sube al 11,1%, un récord para el país, y el crecimiento no ha vuelto.

Italia sufre una recesión más profunda que lo previsto con 5 trimestres consecutivos de contracción del PIB.

La popularidad del primer ministro se desploma, actualmente, sólo el 10% de los italianos votarían por él, el 60% se oponen a que sea candidato.

Los rumores sobre una entrada en política del primer ministro se multiplican, y en unos momentos en los que il Professore se ve debilitado ante la opinión pública, y no consigue ver la luz al final del túnel de la austeridad es il Cavaliere quien entra en escena. Silvio Berlusconi anuncia su candidatura a las próximas legislativas y retira el apoyo de su partido, el PDL al Gobierno de Monti.

Un duelo entre el vendedor y el profesor al que economista se presenta con un balance claroscuro, aunque sigue siendo el preferido de los mercados y de sus pares europeos.