Última hora

Última hora

Últimas Navidades europeas para miles de jóvenes parados

Leyendo ahora:

Últimas Navidades europeas para miles de jóvenes parados

Tamaño de texto Aa Aa

Los jóvenes de los países europeos más afectados por la crisis hacen sus maletas y se lanzan a la aventura, en busca de una vida mejor y un salario digno.

Últimas navidades, por ejemplo, en Europa para Enric. Estamos en España. A sus 29 años, Enric Balaguer es un arquitecto altamente cualificado que vive en Barcelona. Pero Enric ya ha tirado la toalla en su país. Es un autónomo sin trabajo y sueña con que América Latina le dé la oportunidad que aquí no llega.

Como él, decenas de miles de jóvenes españoles, griegos, portugueses e irlandeses se ven obligados a buscar un futuro fuera de casa, lejos de sus familias.

La emigración europea está de regreso…y como dice en catalán una de sus canciones preferidas, “Si te vas, que tengas suerte”.

Enric Balaguer: “El sentimiento que ahora mismo tengo es un poco extraño, porque estoy dejando mi ciudad de toda la vida, mi gente, mi familia, mis amigos. Y mi sentimiento es súperpositivo. Hay un punto de vértigo. De momento, estoy durmiendo bien. No hay problemas. Pero creo que aún no me he dado cuenta de la situación.”

La madre de Enric es profesora. A ella también le ha afectado la crisis: en el salario, en las pagas extra…Pero la situación de su hijo es mucho más difícil en una Barcelona cada vez más cara y con menos trabajo. Y Enric está lleno de energía para volar al otro lado del Atlántico llevándose consigo sus sueños de juventud.

Enric y su novia dejan el mar Mediterráneo para irse al corazón de Argentina, a Córdoba. Sólo han comprado un viaje de ida. Se van los dos solos con 180 kilos de equipaje.

Irlanda. Otro país y otro dormitorio en el que se hacen maletas para un viaje repleto de interrogantes.

El pequeño Joe no sabe dónde está Australia mientras ayuda a su hermana con las maletas. Estamos en el pequeño pueblo costero de Kilrush, un lugar acostumbrado a la emigración.
Con cuatro hermanos, a Mary le va a costar dejar el nido para volar tan lejos. Aunque uno de ellos la espera en su nuevo destino.

Mary Gilligan: “Se está yendo tanta gente de casa últimamente. Mi hermano mayor, se acaba de ir hace tres semanas a Australia dejando a todos sus amigos aquí, como me ha sucedido a mí. Aunque muchos amigos del cole y del barrio también se van a probar suerte a Australia. Hay muchísima gente allá.”

Hacía más de siglo y medio, desde los tiempos de la gran hambruna irlandesa, que no emigraba tanta gente en el país: unas 3000 personas cada mes; cien al día; unos 200.000 mil jóvenes desde 2008.

Mary va a seguir los pasos de su hermano Brisbane. Les separan 28 horas de vuelo. La inmigración irlandesa en Australia sigue creciendo. Mary es una trabajadora social, pero en Febrero, trabajará recogiendo cerezas en una granja australiana. Un trabajo que le permitirá un visado de larga estancia y nuevas perspectivas.

“Es un gran paso. Realmente, Australia está muy lejos. Y mirando fotos, es un país que tiene buena pinta. Sí, estoy entusiasmada con el viaje. Por lo que he oído, las perspectivas laborales en el sector de la asistencia social son buenas. Buscan trabajadores sociales y enfermeras. Y espero conseguir algo de mi área profesional cuando esté allí”, cuenta Mary.

La tasa de desempleo en Irlanda ronda el 15%. La situación para los jóvenes es peor, casi un tercio se encuentra sin trabajo. Y los jóvenes españoles como Enric lo tienen aún peor. El paro entre los menores de 25 años supera el 50%.

“Para mí, la razón principal que me impulsa a irme a BCN no es la mejor. Aquí las perspectivas profesionales intuyo que no es positiva durante los próximos 5 ó 10 años”, explica Enric Balaguer.

Su madre, Rosa Montons, entiende la situación: “Bueno, hace tiempo que estabais hablando de marcharos del páis, debido a la situación económica del país. No me sorprende. Creo que es una gran oportunidad para vosotros.”

Enric está orgulloso de haber participado en un proyecto de ampliación del Hospital del Mar en Barcelona. Un proyecto que la crisis financiera, y el estallido de la burbuja inmobiliaria, ha congelado, quién sabe si para siempre.

Su novia Vicky vino a España hace 12 años de Argentina. Pero la crisis afectó primero a los inmigrantes. Vicky se quedó hace tiempo sin trabajo. Y ahora quiere volver a casa.Quieren tener hijos, construir una familia. ¿Y qué consejos darían a quienes se encuentren en su misma situación?

“De entrada es no tener miedo. Eso de entrada. Y luego también hay que pensarse bien las cosas, Una lengua que sabes o que tienes que aprender. De entrada eso. Y luego informarte a nivel burocrático. Pero sobre todo no tener miedo, y lanzarse a la piscina”, asegura Enric.

Pero volvamos a Irlanda. Adonde Paul Markham ha preparado a una fiesta de despedida a Mary al estilo tradicional. Una fiesta que tiene sus raíces en los tiempos en los que los irlandeses viajaban a los Estados Unidos. Ahora, el destino en Australia.

Paul Markham organiza este tipo de fiestas: “La emigración ha tenido un gran impacto en la zona, sobre todo en la Irlanda rural, y ha dejado un gran vacío porque es nuestra gente joven la que se va, y vemos a pocos jóvenes con nosotros. La franja de edad va desde los 18 ó 20 años hasta los 30. Ése es el colectivo más afectado. Estamos hablando de una décima parte de la población en este distrito. Somos unos 1700 y se han ido 170.”

En el condado de Clare se va a celebrar el Año Nuevo con un sentimiento agridulce, sin Mary. Una de las chicas más queridas, quien además este año es la reina de la belleza por votación popular.

A su madre, Shirley Gilligan, también le cae alguna lágrima de vez en cuando: “Es un gran cambio y sientes como si una generación se hubiera ido, se hubiera perdido. Ése es nuestro sentimiento: gente joven que ha sido educada, formada aquí, que está preparada y todos se quieren ir del país…y no sabemos si volverán algún día…porque las posibilidades están lejos de aquí.”

Enric se da una última vuelta por el mercado navideño de Barcelona de Santa Llúcia en busca de algunos regalos que se quiere llevar a Argentina. Entrará con un visado de turista, esperando que un contrato laboral le permita conseguir más tarde el visado permanente.

Es hora de despedirse de sus amigos de su pequeño pueblo de Sant Vicenç de Morunys antes de partir. Y qué mejor que hacerlo con un asado, con un homenaje al país que quizás le devuelva un futuro profesional. Un asado regado con vino catalán en esta historia de idas y venidas.

La Comisión Europea está diseñando un plan de “garantía juvenil europea”, que asegure el derecho a un empleo, prácticas o formación a todos los jóvenes de la UE que lleven 4 meses sin trabajo. El asunto corre prisa, porque mientras los estados miembros tratan de coordinarse, jóvenes con talento como María y Enric deciden cada día emigrar. Quién sabe si para siempre.