Última hora

Una furgoneta escolar se salió de la carretera y cayó a un estanque en la provincia china de Jiangxi, en el sureste del país.

Hay al menos 11 niños muertos de entre cuatro y seis años y cuatro heridos. Los equipos de rescate siguen buscando en el estanque más víctimas ya que los autobuses escolares suelen recoger a más niños de los permitidos. A esto se une el mal estado de las carreteras en estas zonas rurales que hace muy dificil el tránsito.

“Vi al profesor en la puerta. Estaba sujetando a una niña. Me di cuenta de que esa niña era mi hija cuando tiré de ella. Luego saqué a otro niño e intenté salvar a todos los que pude”, ha dicho este padre.

No es la primera vez que mueren estudiantes de zonas rurales chinas como esta cuando van de camino a la escuela. El Gobierno prometió hace unos meses más fondos para este tipo de servicios.