Última hora

Última hora

Nuevo paso en la 'mini Guerra Fría' del caso Magnitski

Leyendo ahora:

Nuevo paso en la 'mini Guerra Fría' del caso Magnitski

Tamaño de texto Aa Aa

El presidente ruso Vladimir Putin ha sancionado hoy la ley que prohibe a los estadounidenses adoptar niños rusos. Entrará en vigor en enero y ha sido bautizada con un nombre propio, el de Dima Yakovlev: un chico ruso, de dos años, adoptado por una familia norteamericana, y que murió por una imprudencia de su padre adoptivo.

El año pasado, un millar de niños rusos encontraron un nuevo hogar en Estados Unidos. Se calcula que el número supera los 45.000 desde el colapso de la Unión Soviética. Muchos ya han advertido de las consecuencias que esto puede tener para los pequeños.

“Creo que es muy triste. No es un secreto para nadie que la mayoría de estos pequeños son adoptadados por familias estadounidenses. Ahora esos niños se quedarán aquí, no puedo imaginar quién se hará cargo de ellos”, reconocía Galina Sigayeva, responsable de una agencia de adopción con presencia en Rusia.

“No nos sorprende que exista el revanchismo político. Este tipo ‘toma y daca’ sabemos que existe. Lo que es increíble es que, en el camino, estén poniendo en riesgo el bienestar de los pequeños. Simplemente por un tema político. Eso tiene que parar”, anadía Rachel Denber, de Human Rights Watch.

Y es que esta ley es una respuesta a la llamada “Acta Magnitsky” firmada hace dos semanas por el presidente Obama y que establecía una lista negra de funcionarios rusos implicados en la violación de derechos humanos. Y más concretamente, relacionados con el “caso Magnitski”, considerado por muchos un paradigma de la falta de respeto a estos derechos en Rusia.

Magnitski era un abogado incómodo par el gobierno ruso. Había acusado de corrupción a funcionarios policiales.

En 2008 fue detenido acusado precisamente de corrupción y puesto en prisión preventiva. Murió a los 12 meses. Sufría diversas cardiopatías, diabetes y hepatitis. Su familia asegura que la asistencia médica, responsabilidad entre otros de este hombre, Dmitri Krátov, le fue denegada y que por eso murió.

Krátov era el número dos de la prisión en la que estaba encerrado el abogado. Desde abril, era el único acusado en relación con su muerte. Hoy un tribunal de Moscú le ha absuelto.