Última hora

La niña paquistaní atacada por los talibanes por defender la educación femenina ha abandonado el hospital británico en el que permanecía ingresada desde hace tres meses.

A partir de ahora seguirá un programa de rehabilitación y a finales de mes será sometida a una operación de cirugía reconstructiva para borrar la huella de los disparos sufridos en la cabeza y el cuello.

El pasado 9 de octubre, talibanes paquistaníes intentaron matar a esta joven de 15 años, firme defensora de la educación de las niñas.

Sin embargo no lograron acabar con su vida ni evitar que Malala se haya convertido en un icono internacional de esta lucha.

Amenazados de muerte por los talibanes, Malala y su padre se plantean establecer su residencia en el Reino Unido.

Malala Yousoufzai, la joven que plantó cara a los talibanes