Última hora

Última hora

Cada vez más voces contra las políticas de austeridad en Europa

Leyendo ahora:

Cada vez más voces contra las políticas de austeridad en Europa

Tamaño de texto Aa Aa

Mientras el paro continúa avanzando y el crecimiento debilitándose en Europa, especialmente en los países que están aplicando con más rigor la austeridad, cada vez más voces de expertos se alzan para denunciar los efectos perversos de estas políticas.

Los últimos en sumarse a las críticas han los miembros del principal think-tank económico alemán, el Institut für Makroökonomie und Konjunkturforschung (IMK, Instituto de Política Macroeconómica).

En un informe publicado el pasado 8 de enero el IMK confirmaba la caída del crecimiento alemán y se posicionaba claramente a favor de un cambio de políticas para relanzar el crecimiento en la eurozona. Una de las claves para salir del estancamiento económico según el IMK sería un aumento de los salarios.

“Por motivos de estabilidad europea y alemana debería haber aumentos salariales en Alemania en torno al 4% o más” explica Gustav Horn, director del instituto durante una rueda de prensa en Berlín. Según Horn estos aumentos de salarios reactivarían el crecimiento alemán y las importaciones lo que tendría un impacto positivo en sus socios comerciales, principalmente los miembros de la eurozona.

El pasado octubre el IMK ya alertó de que “la austeridad fiscal continuada (…) amenaza con perpetuar el deterioro de los índices económicos que no podrán alcanzar las previsiones de crecimiento” en otro informe.

Alemania, precursora de las políticas de austeridad en Europa no escapa al debate a nivel interno..

Pese a las promesas electorales alentadoras y el triunfalismo ambiente por la situación económica alemana, un informe del equipo del ministro de Economía Wolfgang Schauble revela que gane quien gane las Elecciones Federales de octubre tendrá que aplicar un programa de austeridad sin precedentes desde la Segunda Guerra Mundial según recoge el diario Der Spiegel.

FMI: ¡Uy, perdón!

Aunque sin duda lo que ha dejado boquiabiertos tanto a los enemigos como a los defensores de la austeridad ha sido el informe del economista jefe del Fondo Monetario Internacional Olivier Blanchard en el que reconoce que la institución ha cometido un error en el cálculo de los efectos de las políticas de austeridad. “Las previsiones han subestimado de forma significativa el aumento del desempleo y la caída de la demanda doméstica asociadas a una consolidación fiscal” reza el informe..

El documento titulado Errores en el Pronóstico de Crecimiento y Multiplicadores Fiscales reconoce que el FMI calculó que el coeficiente del impacto económico de las medidas de austeridad era de un 0,5% del PIB. Esto es, que por cada 100 € de recortes en el gasto de un país se pierden 50 € de PIB.

Sin embargo en el informe se estima que este impacto es de entre el 1,5% y el 2% del PIB, una tasa con un efecto devastador en el crecimiento para los países que están aplicando con más rigor la austeridad como España, Grecia o Portugal y que tiene su reflejo en las cifras de desempleo o en el PIB.

Tanto Blanchard como el coautor del informe Daniel Leigh precisan que no se trata de la postura oficial del FMI y que reconocer el error de cálculo no implica afirmar que la austeridad —el ajuste fiscal— es malo en sí, pero los analistas estiman que este giro tendrá profundas consecuencias en las futuras recomendaciones del Fondo Monetario Internacional.