Última hora

Última hora

El centroizquierda israelí

Leyendo ahora:

El centroizquierda israelí

Tamaño de texto Aa Aa

Tizipi Livni vuelve a la arena política israelí. La exministra de Exteriores se presenta a las elecciones como abanderada de la lucha por la paz con los palestinos y como alternativa de centro al Gobierno saliente de derecha.

Tras perder el liderato de Kadima en marzo de 2012 y renunciar a su escaño, Livni ha fundado su propio partido de centro, Hatnua, El Movimiento, para presentarse ante los electores.

Tzipi Livni. Líder de Hatnua:
“Desafortunadamente hay un vacío de valores en el mapa político israelí. Creo que es necesario tener representación política, y creo que tengo la experiencia y la visión necesarias para remplazar a Netanyahu.”

Tzipi Livni se convirtió en ministra de Exteriores israelí en 2006, en el Gabinete del primer ministro de Kadima, Ehud Olmert.

Elegida por primera vez en 1999, bajo los colores del Likud, Livni siguió a Ariel Sharon en 2005 para fundar Kadima, tras la retirada israelí de Gaza, a la que se oponía el ala más derechista del Likud liderado por Netanyahu.

Partidaria del diálogo con los palestinos, Livni también defendió la solución de dos Estados cuando se hizo cargo de las negociaciones de paz, pero fracasó.

Abogada de formación, exagente del Mossad y madre de dos hijos, Tzipi Livni tiene 54 años. Para estas elecciones propuso la creación de un frente de centro izquierda para impedir la entrada en el Gobierno de los extremistas.

Pero para la candidata del partido laborista Shelly Yajimovich la prioridad no es participar en un ejecutivo dirigido por Benyamin Netanyahu.

En la campaña para estas elecciones, ha insistido sobre todo en las reformas económicas y sociales.

Yajimovich es nueva en política: comenzó su carrera en 2006 y fue elegida jefa de filas de los laboristas en 2011. Los israelíes la conocen sobre todo por su pasado como periodista en radio y televisión.

Un pasado profesional que comparte con Yair Lapid, cabeza de lista del nuevo partido centrista Yesh Atid.

En cuestión de pocos meses, Lapid ha pasado del estatus de presentador vedette al rango de valor en alza de la política israelí.

Su oferta de fusión con el partido de Livni no ha tenido eco, pero a sus 49 años, este exatleta podría revelarse como un socio clave para el Likud cuando el partido tenga que buscar una coalición para gobernar.