Última hora

Última hora

El frío, nuevo enemigo para las víctimas de la guerra en Siria

Leyendo ahora:

El frío, nuevo enemigo para las víctimas de la guerra en Siria

Tamaño de texto Aa Aa

La nieve irrumpe en Siria dificultando aún más las condiciones de vida de sus habitantes, atrapados en una guerra civil empantanada y que ha costado la vida a más de 60 mil personas en veinte meses.

La situación es especialmente dramática en ciudades como Alepo o Homs, pero en algunos barrios de Damasco, como este, la población no sale mejor parada. Los bombardeos son frecuentes, y la sensación de miedo e inseguridad es permanente.

A eso se añaden los problemas de abastecimiento.

Muchos productos de primera necesidad como el pan o la gasolina escasean, y por razones de seguridad, el radio de acción de las organizaciones humanitarias es cada vez más limitado.

Según el programa alimentario mundial, dos millones y medio de sirios necesitan urgentemente ayuda. Las organizaciones en el terreno no consiguen acceder a más de un millón de personas.

Según Naciones Unidas, la situación se deteriora por momentos. Paradójicamente, la suerte de quienes decidieron huir de los combates no es mucho mejor que la de los sirios en el frente.

Actualmente hay un total de 500 mil refugiados, a los que cada día se añaden otros tres mil.

Huyen hacia Turquía, Irak, el Líbano o Jordania, sin contar los dos millones y medio de desplazados que hay dentro de las fronteras sirias.

Muchos de estos refugiados tienen ahora abierto otro frente: el del frío. Es el caso de este campamento en el Líbano.

‘‘No tenemos radiadores, señala este refugiado sirio, asi que hacemos fuego con trozos de madera que recogemos…y aunque nos envolvemos en las mantas para calentarnos, seguimos teniendo frío, se lo juro. Ayer por la noche no pudimos dormir del frío y del viento que hacía. Además, nos caía encima la lluvia”

“Los niños mueren de hambre, de sed y de frío, dice esta otra refugiada, ¿ha visto en lo que nos hemos convertido?”

Los refugiados sirios que piden desesperadamente ayuda a la comunidad internacional están convencidos de que las condiciones en las que viven matan tanto o más que la guerra.