Última hora

Última hora

Retos y consecuencias de la intervención francesa en Mali

Leyendo ahora:

Retos y consecuencias de la intervención francesa en Mali

Tamaño de texto Aa Aa

El norte de Mali se ha convertido en un santuario para los yihadistas, que desde hace nueve meses, imponen allí una versión radical de la Sharia, la ley islámica.

Tres grupos, Al Qaeda en el Magreb Islámico, Ansar Dine y el Movimiento por la Unidad y la Yihad en África occidental han desbancado a los independentistas tuareg de esta vasta región desértica y una de las más peligrosas de África. Las principales ciudades, Tombuctú, Gao y Kidal se han convertido en las bases de los yihadistas. La aviación francesa frenó in extremis su avance el pasado sábado en Konna.

En marzo de 2012, un golpe militar pone fin a más de dos décadas de elecciones pacíficas que habían hecho de Mali una fortaleza democrática en África. Pero el golpe crea también un vacío de poder que ocupan de inmediato los rebeldes islamistas del norte.

La caótica caída de Gadafi permitió a los yihadistas hacerse con un arsenal de armamento pesado capaz de derribar un helicóptero francés el primer día de la operación “Serval”.

En Tombuctú, la ciudad patrimonio de la humanidad de la UNESCO, han sembrado la destrucción y el terror con todo tipo de exacciones, violaciones y mutilaciones.

Ali Touré. Analista político de la Universidad de Bamako:
“Los ciudadanos estamos muy preocupados por la situación actual, porque es realmente caótica y catastrófica para el país. Y si no hacemos nada, esta gente va a hacerse con todo el territorio”

Su objetivo es crear un nuevo Afganistán, lo que supondría también una amenaza para los demás Estados africanos limítrofes y también para Europa.

François Chignac. euronews:
Para hablar sobre este asunto tenemos con nosotros a Anne Guidicelli.

Usted es especialista en el mundo árabe y musulmán. Durante mucho tiempo ha sido responsable de misiones en el ministerio de Exteriores y es actualmente experta independiente en el seno de TERRORISC, agencia especializada en terrorismo internacional.

Mi primera pregunta es sencilla: ¿Francia se está metiendo en un conflicto de larga duración? ¿Hay riesgo de que se empantane?

Anne Guidicelli:
Por el momento lo que se ha hecho ha sido relativamente rápido. Ahora lo que podría empantanar las cosas, y no solamente para las fuerzas francesas sino para todo el dispositivo internacional sobre el terreno, es la voluntad, la estrategia de erradicar totalmente la presencia en el territorio del conjunto de estos grupos.

Lo que no sabemos es lo que sucederá después, es decir, las fuerzas residuales de estos grupos ¿se reorganizarán en otro lado? ¿Van a reclutar? ¿Van a reforzarse con los apoyos del exterior para meternos en un atolladero?. Esa es la clave de esta primera fase.

euronews:
De alguna manera, entonces, ¿se busca parar la islamización del continente africano?

Anne Guidicelli:
El Sahel es en cierto modo un territorio fuera del control de los Estados fronterizos. Por tanto, en el momento en el que hay una grieta, allí se implantan estas redes. El riesgo, finalmente, es que las redes extiendan su influencia por la fuerza y que haya que intervenir de ahora en adelante para frenar este avance.

euronews:
¿Tenemos razones para temer a este polvorín islamista a las puertas de Europa?

Anne Guidicelli:
Las autoridades francesas nos han dicho claramente que le han declarado la guerra al terrorismo. Por tanto, al atacar a redes violentas, extremistas, que están a miles de kilómetros, se protege y se fortifica el territorio europeo.

euronews:
¿No buscan acaso los radicales islámicos tender una trampa a la comunidad internacional llevando el conflicto al Sahel que es un territorio inmenso, varias veces Francia? ¿No nos arriesgamos a ver un escenario como el de Afganistán?

Anne Guidicelli:
Efectivamente, estos grupos han hecho todo lo posible para hacer de la zona sahaliana un nuevo frente de occidente contra el mundo musulmán. La idea era atraer a las fuerzas extranjeras para hacer de esa zona un campo de batalla.

euronews:
Los grupos radicales han amenazado claramente a Francia. ¿Hay ahora mismo en territorio francés, aunque también en territorio europeo, una amenaza real de actos terroristas?

Anne Guidicelli:
Hace ya unos cuantos años que estos movimientos de Al Qaeda en los países del Magreb islámico apuntan a Francia como enemigo número uno.
Así que con la intervención de Francia estos grupos se verán con el derecho de devolver el golpe.
En Francia hemos reforzado el dispositivo de seguridad a nivel territorial. Esta amenaza se tiene en cuenta, pero no influye en las decisiones o acciones en política exterior.