Última hora

Última hora

Las ONGs alertan sobre la suerte de los desplazados en Mali

Leyendo ahora:

Las ONGs alertan sobre la suerte de los desplazados en Mali

Tamaño de texto Aa Aa

Como en toda guerra los que más sufren son los civiles y Mali no es una excepción.

Los últimos años han sido particularmente duros para la región del Sahel. La escasez de precipitaciones desde hace dos años ha disparado el precio del cereal.

Si añadimos un conflicto armado, el resultado no puede ser otro que desplazados y violencia contra los más desfavorecidos.

“Los rebeldes nos pegaron, nos violaron… Nos han hecho de todo. Han violado a nuestros hijos”, decía una exiliada en Bamako.

“Hay un gran número de desplazados. Nuestra mayor preocupación es que los niños están separados de sus familias, lo que les hace más vulnerables a todas las formas de abuso, incluyendo el alistamiento y la agresión sexual”, apuntaba la portavoz de UNICEF, Marixie Mercado.

La toma de control del norte de Mali por parte de grupos islamistas en marzo de 2012 ha provocado una estampida hacia el sur.

Según las Naciones Unidas, se estima que 330.000 malienses han abandona sus hogares para protegerse en otras zonas del país.

La ley islámica impuesta por los rebeldes ajusticia con flagelaciones y amputaciones a la población.

Souleymane Traore, un excamionero que vivía en el norte, fue acusado de espionaje y le amputaron la mano. Ahora vende gasolina en Bamako.

“Grité lo más fuerte que pude. Lloré y recé a Dios. Ni me miraron. Tan solo grabaron con sus teléfonos móviles el momento en el que me cortaron la mano. Cuando ya no podía llorar ni gritar más, me mostraron la mano cortada. Cuando abrí los ojos, estaba medio inconsciente. Me preguntaron mi nombre y mi apellido, me echaron agua fría y me llevaron al hospital”, decía Traore.