Última hora

Última hora

Las verdades entierran la gloria de Armstrong

Leyendo ahora:

Las verdades entierran la gloria de Armstrong

Tamaño de texto Aa Aa

Se acabó el mito. Tras confesar que utilizó sustancias prohibidas, las imágenes que quedaron grabadas en nuestra retina en el Tour del 1999 —en el que reapareció tras un cáncer— no son más que unas tomas falsas fruto del dopaje.

Su victoria final, la primera en la ronda francesa, y sus cuatro triunfos de etapa fueron un timo. Un timo que el estadounidense repitió hasta en siete ocasiones en los Campos Elíseos.

Lance Armstrong, que antes de dedicarse por completo a la bicicleta destacaba en las pruebas de triatlón quiso ser un deportista ejemplar desde muy joven, pero al final ha sido un mal ejemplo.

Las acusaciones de dopaje contra Armstrong se remontan a hace más de una década aunque fue la prensa francesa y sus excompañeros, como Tyler Hamilton, quienes abieron la caja de los truenos.

“Sabemos la verdad pero todo el mundo quiere que él mismo la cuente” decía Hamilton.

La Unión Ciclista Internacional (UCI), que al principio llegó a defender la inocencia del ciclista, decidió en octubre sancionarle a perpetuidad y reitrarle todos sus títulos.

El director del Tour de Francia, Christian Prudhomme, habla de una nueva etapa: “Las cosas van mejor que hace unos años, sus declaraciones pertenecen al pasado. Armstrong es el pasado. Por supuesto que necesitamos que él mismo acepte su castigo, pero todo esto pertenece al pasado. El ciclismo ya ha cambiado, de lo que está hablando hoy la gente es una ‘fotografía’ de otros tiempos, lo que vemos ahora es casi una foto en color sepia”.

Lance Armstrong busca la tranquilidad en su conciencia, los aficionados al ciclismo buscan respuestas a uno de los capítulos más oscuros del deporte.